Nacimiento de Bretaña

Armórica se convierte en Bretaña

En el siglo V, los bretones desembarcaron en las costas de la pequeña Bretaña, huyendo de la Gran Bretaña actual y de los anglos, los sajones y los escotos. Entre los recién llegados, los monjes más heroicos organizaron las parroquias y construyen los primeros monasterios. Por estrategia política de los francos, Nominoë tomó las riendas de Bretaña durante las luchas y, luego, fue coronado como primer rey.

Foto 1 Nacimiento de Bretaña Foto 2 Nacimiento de Bretaña Foto 3 Nacimiento de Bretaña

Los santos fundadores

Bretones procedentes de Gales y de Cornualles se asentaron en esas nuevas tierras. Con ellos viajaban unos monjes que implantaron un cristianismo celta salpicado de milagros. Otros se aislaron en ermitas, como en el Monte Tombe, más tarde Monte Saint-Michel. Siete santos fundaron las siete principales ciudades episcopales. Es fácil interpretarlo con las ciudades creadas por san Malo o san Brieuc. Con otras es más difícil de adivinar: Dol-de-Bretagne debe su origen a san Samson, Treguier a san Tugdual, Saint-Pol-de-Léon a san Pol Aurélian, Quimper a san Corentin y Vannes a san Patern.

Nominoë, el primer rey de los bretones

Los francos entraron en guerra con los bretones contra su carácter independiente. En 831, el rey de los francos, Luis el Piadoso, nombró gobernador a Nominoë para calmar la región. A la muerte del rey franco, Nominoë luchó por la independencia de Bretaña. Venció a los francos en Ballon (cerca de Redon), proclamó el Reino bretón, consolidó su unidad y edificó sus instituciones. El bretón se hablaba al Oeste de la línea imaginaria que une Dol a Saint Nazaire. Y estas son las razones por las que Nominoë se considera el padre de la nación bretona.

Una historia entre la leyenda y la realidad

En esa época, es confusa la frontera entre la leyenda, la historia y las tradiciones religiosas. De esa forma, Arturo, que defendía a los bretones contra los sajones, se unió a los caballeros de la mesa redonda en Bretaña. La tumba del rey Gradlon se encuentra entre los vestigios de la abadía de Landévennec. La historia se escribe en las bibliotecas de las prósperas abadías, donde aún se conservan espléndidos manuscritos iluminados por los monjes de Landévennec o el cartulario redactado por los copistas de Redon.

¿Lo sabías?

¿Caminar por razones de fe o deportivas?

Los santos fundadores siguen formando parte de las tradiciones en procesiones como la Troménie de Locronan o la peregrinación de Tro-Breizh, que recorre siete santuarios.