Patrimonio natural

Paisajes marinos espectaculares, bahías íntimas entre acogedores valles, encantadoras landas, extensas dunas de líneas sensuales… la naturaleza cambia en cada curva del camino. La naturaleza casa la tierra con el mar, los espacios vírgenes con la actividad humana, el infinito con la suavidad. El alma bretona se refleja en esos contrastes. Esta riqueza, que alimenta el imaginario y el dinamismo local, está muy protegida.

Foto 1 Patrimonio natural Foto 2 Patrimonio natural Foto 3 Patrimonio natural Foto 4 Patrimonio natural
  • Plage et falaises

    Paisajes

    El paisaje cambia a cada momento. Es sorprendente. Alterna la suavidad, con la pasión, la fuerza con la fragilidad. En la costa, los escarpados acantilados dejan paso a las curvas redondeadas de las dunas. Cuando la romántica landa se inclina hacia los valles, se teje de paisajes suaves de interior. Es tentador dividir los paisajes entre costeros y rurales, pero cuando las bahías y las rías mezclan íntimamente la tierra con el mar eso es una quimera.

    Paisajes en Bretaña

  • Baie des trépassés, phare de la vieille ville

    Geología

    Con sus dos mil millones de años, el Macizo Armoricano es el más antiguo de Francia. Sus basamentos alcanzan más de 20 km, forma una península de 35.000 km2, se adentra en el mar y soporta 800 islas e islotes. La falla herciana permite la salida de granitos, gneiss y micacitas de colores variados. Centenares de millones de años de erosión han esculpido sus costas recortadas. 

    Geología Breton

  • Ajoncs

    Fauna y flora

    Aquí la biodiversidad es extraordinaria. La variedad de paisajes, el paso de rutas migratorias y la suavidad de los microclimas han permitido que especies muy variadas vivan aquí: en la tierra, en el mar y en el aire. Algunas son indisociables de la región. La aulaga y la retama florecen por todos los rincones de la landa. Sobrevolando los delfines, gaviotas y gaviones ponen sonido a los coloridos acantilados en los que cientos plantas endémicas desafían la gravedad.

    La fauna y la flora en Bretaña

  • Vue du canal

    Canales y ríos

    Incluso en tierra firme, el agua siempre está presente. Por el Argoat desfilan 30.000 km de ríos entre valles y meandros. Estos cursos de agua raramente superan los 100 km de longitud y terminan rápidamente en el mar. Para mezclarse con las mareas se transforman en rías o en increíbles estuarios plateados. A veces, cuando son domesticados se convierten en canales y se prestan a paseos fluviales y a multitud de actividades al aire libre.

    Canales y ríos bretones

  • Parques naturales

    Los parques fueron pioneros en desarrollo sostenible y sirven para proteger, conservar y hasta restaurar un equilibrio entre una preciosa biodiversidad y la actividad del hombre. El parque de Armórica, la espina dorsal de Finisterre, expresa la riqueza del patrimonio. El parque de Brière ha redinamizado las marismas con un programa de actividades. Y el último en llegar: el parque marino de Iroise protege sus tesoros permitiendo la evolución de la pesca.

    Parques naturales en Bretaña

  • Prés salés Bon-Abri, Réserve Naturelle Nationale Baie de Saint-Brieuc

    Reservas

    Bretaña es la primera región de Francia en cuanto a número de espacios protegidos. A las reservas naturales y a unos cincuenta espacios declarados Natura 2000 (esencialmente costeros), se añaden 320 enclaves protegidos de menor tamaño. Esta modulación de territorios alberga lugares de fama mundial como la Bahía del Mont Saint-Michel, la punta del Raz o diversas curiosidades como el Sillon de Talbert.

    Las reservas naturales en Bretaña