Cuentos y tradiciones orales

Palabras para soñar despierto

Bretaña, siempre propensa al misterio y al milagro, presta oídos a los cuentacuentos. Las historias transmitidas durante las calurosas veladas han sido recopiladas para no olvidar que el diablo, el ankou, las fuerzas sobrenaturales o las piedras dotadas de poder existen. Y hay sitios que lo demuestran. Los cuentos vuelven a ser los reyes de la noche en festivales y veladas.

Foto 1 Cuentos y tradiciones orales Foto 2 Cuentos y tradiciones orales Foto 3 Cuentos y tradiciones orales

Para que la historia continúe

Los cuentos se solían transmitir oralmente alrededor de una chimenea, pero para que no se perdieran Théodre Hersart los recopiló y los reunió en el Barzaz Breiz, publicado en 1839. El poeta Le Braz completó su trabajo.

Ankou, un héroe familiar

Los bretones mantienen con la muerte una cierta familiaridad hecha de ritos y recuerdos diarios. Durante la Nochebuena, los marineros muertos en el mar cantan en la bahía de los Trépassés (bahía de los muertos). La noche de Todos los Santos se dejan crepes para las almas en pena. El miedo más terrible lo encarna la figura de Ankou: un esqueleto con capa que enarbola una guadaña al revés y viene en busca de los que van a morir. Mejor no salir si oyes chirriar su carreta.

¡Fue el gigante!

Ni caso a los geólogos. El caos de Huelgoat, esa acumulación de rocas pulidas surcada por el río Argent, fue creado por Gangatúa. Este gigante, decepcionado por la escasa comida que le habían servido los habitantes de esta tierra, lanzó hacia aquí enormes piedras desde la costa del Léon.

Menhires-sexólogos

En Plouër-sur-Rance, bajar 7 veces seguidas por un menhir sin hacerse un rasguño es garantía de encontrar novio. En Carnac, las parejas que corren alrededor de la piedra de Kerderff aumentan las posibilidades de tener un hijo. Además, dicen que muchos menhires son infieles petrificados.

Se pierde la cuenta de las noches contadas

Veladas y festivales de cuentacuentos irrumpen en ecomuseos, cafés, mediatecas… Las excursiones contadas se multiplican. El festival Paroles d’Hiver de Loudéac, Mythos en Rennes, la Bogue d’Or en Redon figuran entre los más importantes. Algunos cuentacuentos como Lucien Gourong se han hecho famosos.

¿Lo sabías?

¿Cómo mover 130 toneladas?

En Huelgoat podrás mover un pedrusco de 130 toneladas. Se llama la Roca Temblante y se mueve con la simple presión de un dedo… Si encuentras el punto mágico, claro.