La creatividad

Buenos motivos para conocer los saberes de antaño

En Bretaña cada pueblo tiene su propio estilo hasta el punto de que existen 1.200 variantes de vestidos folclóricos, aunque todos beban de las mismas fuentes. La fuerza del contraste seduce tanto a gráficos como a bordadoras y los motivos decorativos pasan con naturalidad de la loza, a los tejidos o al mobiliario. Pueblos conocidos por su fama artesanal como La Gaccilly, Rochefort-en-Terre o Pont-Scorff están reinterpretando esta tradición.

Foto 1 La creatividad Foto 2 La creatividad Foto 3 La creatividad Foto 4 La creatividad Foto 5 La creatividad

Una loza muy lozana

Desde mediados del siglo XVIII, la loza de Quimper se hizo famosa y, con ella, el típico motivo de la pareja de bretones ataviados con el traje regional. En ese periodo, la fábrica de loza Henriot contrató a pintores famosos para crear nuevos motivos. Actualmente los temas tradicionales y las líneas contemporáneas siguen siendo plasmados por «pintores» con resultados más cercanos al arte que a la industria… Y es que aquí es casi imposible encontrar a nadie que de niño no tuviera el típico tazón blanco y azul con su nombre escrito a mano.

Trajes regionales y tocados con lenguaje propio

Un vestido folclórico puede indicar con sus colores y ornamentos no sólo el origen geográfico y la condición social de una persona, sino hasta su edad. El chuppen (la chaqueta) azul es el que domina en la zona de Quimper y da a sus habitantes el apodo de glaziks (los azulitos), en cambio el estilo de Cornualles, al sur, es el bragou-braz, un amplio calzón. Lo mismo sucede con los tocados, que en la zona de Lorient parecen desafiar al viento con su forma de avión listo para despegar.

Hilo y aguja: vuelve el bordado

Los bordados de la zona de Bigouden no sólo sorprenden por su extraordinario colorido amarillo y dorado, sino porque están hechos por una cofradía de hombres que, con paciencia, inmortalizan cuernos de carnero, soles, peces y flores sobre delantales de fiesta, chaquetas y chalecos. Y entre todos los motivos, destaca por belleza y simbolismo la pluma de pavo real.

También las mujeres perpetúan este arte en tejidos más ligeros (chales, delantales…). Actualmente el bordado está volviendo a los servicios de mesa y a vestidos decorados con un único motivo y se está filtrando a la joyería.

Muebles para soñar

Quizá no hay un mueble más típico bretón que el lit-clos: se trata de un solo mueble que abarcaba las funciones de cama, armario, baúl y banco, con una cara decorada con múltiples motivos religiosos, geométricos, exóticos… En la actualidad, los hermanos Bouroullec, están modernizando este mueble excepcional.

¿Lo sabía?

Algunas piezas de ropa de trabajo tradicional de fieltro o algodón han dado lugar a prendas modernas como el impermeable amarillo de los pescadores, la típica parka o la tradicional camiseta marinera bretona a rayas.

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter