Brest, entre Tierra y Océano

  • Canoe kayak à Crozon
  • Randonnée à Crozon
  • Phare de l'île d'Ouessant

Desde la mayor ensenada de Europa, sal a descubrir las islas, las playas, los acantilados y los placeres náuticos que dan un toque especial a este destino marítimo por excelencia.

Qué visitar

El destino

Le phare de la pointe Saint-Mathieu

Faros en abundancia en el oeste

Símbolos de la identidad marítima bretona, los faros constituyen un patrimonio histórico fuera de lo normal. Ofrecen una vista impresionante del horizonte… y, por suerte, ¡se pueden visitar! Este es el caso de los faros de Trézien, de Île Vierge y de Saint-Mathieu. ¿Île Vierge? Es el faro más alto de Europa. Cuente: solo tiene que subir 365 escalones… ¿Saint-Mathieu? Regálese una ascensión nocturna para disfrutar de un espectáculo mágico… En Ouessant hay incluso un museo dedicado a los faros. Una excursión en alta mar con la empresa Finist'mer le llevará a buen puerto y podrá ver una gran cantidad de fauna, flora y luz.

Brest - Terres océanes — Carte
Dauphins dans l'archipel de Molène

Île était une fois

¿Sueña con un destino exótico, lejos de la multitud pero en plena naturaleza? Bienvenido a las islas. Hay una grande, Ouessant. Y una pequeña, Molène. Podrá apreciar los espectaculares paisajes y el alma salvaje de estos dos tesoros de una biodiversidad excepcional, ubicados en un gran jardín en alta mar, el parque natural marino de Iroise. Esta reserva natural declarada se puede descubrir en una excursión guiada y también en velero. ¿Le apetece ir más lejos? Reserve una noche de autarquía en la granja insular de Quéménès. Shhh… es un secreto.

Les tas de pois — Presqu'île de Crozon

Rumbo a las puntas

No podrá ir más lejos: ¡enfrente está América! Así que ha llegado al fin del mundo. Vista desde el cielo, la península de Crozon dibuja un trisquel en el que el cabo de la Chèvre, la Pointe de Pen Hir y la Pointe des Espagnols constituyen las tres ramas sumergidas. Vista desde abajo, podrá disfrutar de un panorama espléndido. Con la mochila a la espalda, dominará la ensenada de Brest, un caos rocoso, con grutas marinas, hermosas fortificaciones y una asombrosa vegetación mediterránea en algunos lugares. Intente llegar hasta la Pointe du Corsen, en Plouarzel. ¡Aquí termina (o empieza) Francia!

Aber Ildut

¿Fiordos? ¡No, son abers!

Este es el nombre que reciben estos asombrosos valles fluviales invadidos por el mar. La costa tiene tres: el Aber Wrac’h, el Aber Benoît y el Aber Ildut. Estos brazos del océano se deslizan por la tierra y le tienden la mano. Recórralos a pie para descubrir sus dunas, sus playas de arena blanca y sus encantadores puertos deportivos. Por el camino, se cruzará con la Casa del alga, el Ecomuseo de los recolectores de algas y la Casa de los Abers. Pero, ¿se atreverá a cruzar el puente del Diablo sin perder su alma?

Fraise de Plougastel

Todos los sabores de la naturaleza

En estas tierras oceánicas hay mucho que beber y comer. Bueno, biológico y tradicional con un suave perfume marítimo. ¿Le encantan las ostras? Pruebe también los abulones, un molusco excepcional que tiene el bonito apodo de “trufa de los mares”. ¿Le gusta saborear los frutos rojos? Pruebe la incomparable fresa de Plougastel, cuyas raíces se encuentran enterradas en la ensenada de Brest. La crepe, la sidra, la salchicha y elkig ha farztambién formarán parte de su menú. E incluso las algas. ¿Le tienta seguir un breve curso de cocina de macroalgas?

Musée de l'Abbaye de Landévennec

Por los vía crucis

Compuestos por un osario, un calvario esculpido y una puerta triunfal agrupados alrededor de una iglesia, los recintos religiosos son obras maestras únicas del arte religioso bretón. Entre los imprescindibles figuran Saint-Thégonnec, Sizun y La Martyre, que podrá descubrir en el circuito del valle del Elorn. Los conmovedores vestigios de las abadías de Landévennec y de Daoulas le servirán también como pretexto para realizar paseos curiosos. En septiembre, no se pierda la gran procesión de la basílica de Folgoët.

Port de Brest

Ciudades muy vivas

Brest se ha transformado. Con sus antiguos barrios de Saint-Martin y Recouvrance, por la calle de Siam hasta el puerto comercial y el nuevo barrio conectado, Brest se redescubre con placer. Arte contemporáneo, bellas artes, espectáculos, arte callejero… Muchas cosas se mueven en el Museo nacional de la Marina. También están pasando muchas cosas en el nuevo parque urbano de Landerneau y en el Fondo Hélène y Edouard Leclerc para la cultura. Y siguen pasando muchas cosas en los centros culturales de Quartz, Family y Passerelle. Haga un recorrido a la carta de acuerdo con las temporadas de programación.

Festival du Bout du Monde

¡Participe en la danza de festivales!

Esta es otra especialidad de Bretaña, conocida por disfrutar de las fiestas, la música y la convivencia. Posiblemente cruzará Miossec o Nolwenn Leroy. Pero intente hacer una selección en el generoso menú de festivales… ¿Le gustan más las músicas del mundo? Elija el Bout du monde, en Crozon. ¿Prefiere la música electrónica? Entonces elija Astropolis, en Brest. ¿Mejor el rock? ¡Fiesta del ruido en Landerneau! Y en lo que respecta a imágenes, libros y burbujas, no se quedan a la zaga. Allí encontrará el Festival europeo de cortometrajes, el Festival del libro insular de Ouessant o el Festival de cómics de Brest.

La Chapelle Rocamadour et sa tour dorée (Vauban)

El mar por horizonte

En las costas de Brest, el mar ha dado forma a la historia, los paisajes y el patrimonio. En Camaret, la torre Vauban, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, vigila desde hace 300 años la entrada al puerto. En Kerlouan, el pueblo de Meneham convoca a los pescadores y los recolectores de algas en sus chozas de antaño. Dé también un rodeo por el emotivo cementerio de barcos de Landévennec. ¿Realmente tiene habilidades marinas? Una salida al mar en un viejo aparejo le hará revivir la edad de oro de la marina a vela, siguiendo la estela de los primeros navegantes.

Océanopolis

La gran familia al completo

Pequeños y grandes, no tendrán tiempo de aburrirse. ¿Tiene ganas de broncearse, darse un chapuzón o hacer castillos de arena? Las playas vigiladas están a su disposición, con todas las actividades náuticas (catamarán, remo…) correspondientes. El mar obliga: continúe la aventura en familia en Océanopolis, el acuario más grande del oeste. Las carcajadas se lo exigen: a continuación, avance hacia el Récré des 3 curés, el parque de atracciones más emocionante de Bretaña. Y eso sin contar las granjas pedagógicas, las animaciones para los pequeños en el castillo… ¡No tendrá tiempo ni de respirar!

Experiencias bretonas

Para visitar y hacer

  • Domaine de Menez Meur - Bretaña

    Domaine de Menez Meur

    En el corazón del parque natural de Armórica, con una extensión de 700 hectáreas de landas y brezales, de turberas y bosquecillos, se esconde un ...

    Descubrir

  • An Test - Bretaña

    An Test

    Embarca en el Notre-Dame de Rumengol, sal a dar una vuelta con toda comodidad y descubre los secretos de la bahía de Brest. En esta robusta ...

    Descubrir

  • Le M * - Bretaña

    Le M *

    El M es un ambiente de buen gusto, resguardado al oeste de este Brest por descubrir. Es un rayo de sol teñido de exotismo que se refleja en los ...

    Descubrir

  • Plage du Moulin Blanc - Bretaña

fans de Bretagne

Venga a compartir sus mejores fotos de Bretaña y cumplir con todos los fans de Bretaña en todo el mundo.

www.fans-de-bretana.com

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter