Parque Natural Regional de Armórica

En el corazón del patrimonio natural y cultural de Bretaña

Foto 1 Parque Natural Regional de Armórica Foto 2 Parque Natural Regional de Armórica Foto 3 Parque Natural Regional de Armórica Foto 4 Parque Natural Regional de Armórica Foto 5 Parque Natural Regional de Armórica Foto 6 Parque Natural Regional de Armórica Foto 7 Parque Natural Regional de Armórica

Desde los Montes de Arrée hasta las islas del mar de Iroise, el Parque Natural de Armórica abarca 125 000 hectáreas y representa una promesa de paisajes variados y auténticos. Landas, turberas, dunas, acantilados y bosques componen un verdadero condensado de Bretaña propicio a encuentros y aventuras.

Un panorama de los confines del mundo

De las islas de Iroise a las crestas de esquisto de los Montes de Arrée, de la península de Crozon al estuario del Aulne, elPark An Arvorigdespliega sus múltiples facetas. El viento y el océano han esculpido los acantilados de Ouessant y tallado los paisajes de Sein y Molène, los faros hacen frente a las tormentas de invierno a lo largo de las vías marítimas y el litoral continental está salpicado de cabos atrevidos, de puntas rocosas y de calas secretas. En el valle del Aulne, los campos empapan sus raíces en aguas tanto dulces como saladas y, en el interior, los Montes de Arrée y el Menez Hom nos ofrecen grandiosos panoramas a 360°.

Paseos y senderismo en el horizonte

Para admirar este cambiante escenario, una centena de circuitos es accesible a pie, a caballo o en bicicleta de montaña: casi 500 km de senderos que se adentran en este terreno de juego. Los «caminos de gran recorrido» (GR) cruzan los pequeños circuitos que rodean las islas, bordeando el litoral o ascendiendo a las cimas rocosas de los Montes de Arrée. Un recodo del camino se eleva a la cumbre de Armórica, entre landas y turberas, ofreciendo un panorama del lago de Brennilis. Una salida mañanera hacia las crestas de Roc’h Trévezel permite asistir al despertar de la naturaleza. A la luz de la luna, un paseo narrado nos conduce a través de las leyendas de las marismas de Yeun Elez. Si prefieres los paisajes a orillas del mar, la ensenada de Brest y sus estuarios harán realidad tus deseos. Tanto los paseos a pie como las excursiones náuticas te permitirán sumergirte de pleno en el ambiente marítimo del Parque de Armórica.

Parajes donde contemplar aves, plantas, especies raras,…

Recorrer estos senderos es ir al encuentro de entornos naturales extraordinarios. El malva del brezal y el dorado de las aulagas colorean las landas y, entre las flores, el ojo atento distingue también plantas carnívoras. La roca de los Montes de Arrée y los acantilados del litoral están cubiertos de terciopelo salpicado de líquenes y plantas crasas. Los pájaros se benefician de los abruptos acantilados, de las franjas de guijarros o de los cañaverales. El zarapito real, el aguilucho pálido y la curruca rabilarga pueden distinguirse con los gemelos. Los guías te ayudarán a encontrarlos e identificarlos.

Espíritu 100 % bretón

En el corazón de Armórica no solo residen animales y plantas. Sus habitantes, que ocupan 44 municipios repartidos entre Léon, Trégor y Cornualles, se enorgullecen de mostrar su territorio. La lengua bretona, la música, el baile y las tradiciones culinarias permanecen aquí muy vivas durante todo el año. Los museos, el «fest-noz», las veladas de cuentos… te invitan a descubrir una cultura y sus prácticas de plena actualidad ¡y a compartirlas!

¿Lo sabías?

Las montañas de Bretaña

Las cimas de Bretaña se elevan en pleno Parque de Armórica. El Roc’h ruz es el punto más alto con 385 m, seguido de Roc’h Trédudon que alcanza los 383 m y está coronado por una antena emisora.

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter