Saint-Quay-Portrieux

Una escala entre puertos, pesca y playas

Foto 1 Saint-Quay-Portrieux Foto 2 Saint-Quay-Portrieux Foto 3 Saint-Quay-Portrieux

Como indica su nombre, Saint-Quay-Portrieux vive al ritmo del mar y de los barcos. Sus puertos y su actividad con el marisco lo confirman. Desde el siglo XIX, su litoral salpicado de playas e islas ha convertido esta población en un agradable balneario, adosado a los flancos rocosos de la bahía de Saint-Brieuc.

Dos puertos y cientos de barcos

Desde el siglo XVIII, las goletas de los “terre-neuvas” reafirman la vocación portuaria de población. El puerto de varamiento, bautizado como Portrieux o Vieux Port (Puerto antiguo), y los callejones en los que se comprimen las casas presentan el encanto típico de un puerto bretón. Para no esperar a la marea, los barcos de pesca y de ocio acceden las 24 horas a Saint Quay Port d'Armor, el primer puerto de aguas profundas del norte de Bretaña. Los diques permiten callejear entre el tintineo de los aparejos. Desde los pontones podrá embarcarse en un velero tradicional para hacer una excursión a Bréhat o los altos acantilados de Plouha.

La capital de la vieira

En los muelles reina una gran animación cuando desembarcan los crustáceos, las caballas, las lubinas… Cobra intensidad entre noviembre y abril, durante la pesca de la vieira. El moluscopecten maximuses sin duda la estrella de la lonja… y de las mesas locales. Del mar al plato, marineros y cocineros le harán descubrir este tesoro de la Bahía. Organizan incluso una fiesta en su honor en abril, con salidas al mar, degustaciones, conciertos… ¡Para apreciarla sin moderación!

Playas multicolor

Ciudad portuaria, Saint-Quay es también un balneario con hermosas playas y tranquilos arenales. La playa de Casino se ha ganado su reputación con su balsa-trampolín y su piscina de agua de mar. La playa de Châtelet se esconde detrás de una punta rocosa. Con arena o sus casetas, la playa de la Comtesse ofrece una vista impresionante de los barcos y los veleros que recorren el puerto. El color de su arena va cambiando con las mareas y el brillo del sol, una sorprendente particularidad debida a la presencia de cristales de ilmenita negra.

Tierras que se pueden conquistar a pie o con la pala

Frente a la playa de la Comtesse se encuentra la isla que lleva el mismo nombre. Está cubierta por la vegetación y los restos de una casa solariega. Se puede acceder durante la marea baja y promete una poética escapada. En el continente, el GR 34 se eleva sobre la Pointe du sémaphore, que descubre una estimulante vista de la Bahía. El camino continúa por un lado hacia Portrieux y, por el otro lado, hacia las playas y, después, hacia el arenal de Saint-Marc. Entre las olas de color azul se esparcen las islas, a las que se puede acceder en kayak o en barco. La Île Harbour está coronada por una vivienda-faro. Con las grandes mareas, las islas de Saint-Quay alegran la vida a los aficionados a la pesca a pie. ¡Hay que visitarlas por su ambiente, su fauna y su flora!

¿Lo sabía?

¡Una pesca con límites!

Para proteger la reserva de vieiras, la pesca solo se permite entre octubre y abril, dos veces a la semana y durante 45 minutos solamente. Las vieiras deben tener un tamaño máximo de 10,2 cm.

fans de Bretagne

Venga a compartir sus mejores fotos de Bretaña y cumplir con todos los fans de Bretaña en todo el mundo.

www.fans-de-bretana.com

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter