Mousterlin - Fouesnant

Un pólder en Bretaña

Foto 1 Mousterlin - Fouesnant Foto 2 Mousterlin - Fouesnant Foto 3 Mousterlin - Fouesnant Foto 4 Mousterlin - Fouesnant

Bonitas playas y un paisaje protegido con numerosas especies de aves. Estamos en la tierra de Fouesnant, en el corazón de Cornuaille. Reserva un día para visitar el mar Blanco y el pólder Mousterlin. En verano, la oficina de turismo de Fouesnant organiza visitas guiadas.

A pocos cables de Bénodet, este espacio natural vale realmente la pena. Es un lugar único en Europa. 120 hectáreas de pólder, que antaño fueron unas marismas, te sorprenderá por la diversidad de los paisajes. Un mosaico de dunas, canales, prados húmedos y cañizares. Zonas de marismas donde se esconden entre las cañas las garzas, las pollas de agua y los cormoranes. Sigue la excursión “descubrir”, con balizas naranja y nueve kilómetros de senderos permiten conocer a fondo el pólder. Un agradable paseo al aire libre.

Una laguna turquesa

Si sales de la punta de Mousterlin en dirección a Bénodet, solo tendrás que seguir el sendero costero para llegar al mar Blanco. Este pequeño mar, separado por un amplio cordón de arena, y su playa de Letty no te dejarán indiferentes. Arena blanca, aguas turquesa. Acércate con la marea baja: es un paraíso para el marisqueo.

Marcel Proust y Sarah Bernhardt

Beg-Meil es una localidad costera encantadora con hoteles y bonitas villas que a principios del siglo XX fue uno de los destinos más cotizados de la costa Bretona. Entre las personalidades que acudían se cuentan Marcel Proust o Sarah Bernhardt. Es un pueblo encantador que conserva su caché de antaño.

¿Lo sabías?

Un vaso de sidra

Si estás de paso por la zona a mediados de julio, no te pierdas la Fiesta de los Manzanos de Fouestnant. Cada año, durante cuatro días, la ciudad vive al ritmo de las fiestas y degustaciones de jugo de manzana y sidras. ¡Diviértete!

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter