Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix

Aquí te espera un mundo marino protegido

Foto 1 Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix Foto 2 Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix Foto 3 Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix Foto 4 Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix Foto 5 Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix Foto 6 Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix Foto 7 Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix Foto 8 Juega con las focas grises en la Bahía de Morlaix

¡ Es toda una suerte poder salir en busca de las focas grises! Hoy el coeficiente de marea permite efectuar un paseo a fondo por el archipiélago del Trégor. Con Dominique como piloto y guía es muy probable que consigamos nadar junto a las focas. Solo somos unos privilegiados con traje, máscara y tubo para alcanzar el edén. El paseo acuático es excepcional, ecoresponsable y lleno de sensaciones naturales.

Largad amarras

En el puerto de Diben. Dominique, Marine y Régis nos saludan con una revigorizante sonrisa. Tras probarnos rápidamente los trajes de neopreno, aletas y máscaras ya estamos equipados de la cabeza a los pies. Dominique da la señal de zarpar: hay que embarcar antes de que baje demasiado la marea. La Bretonne, reconvertido en barco de submarinismo, nos transporta hasta las islas del Plateau de la Méloine.

¡ Siguiendo a los mamíferos !

En el océano, el capitán deja el timón a Marine para hablarnos de los habitantes de Méloine. Los conoce bien: lleva el recuento de la población con la asociación Bretagne Vivante. Una docena de focas grises viven en estas aguas tan ricas en nutrientes de la Bahía. Con sus 300 kg, estos animales son grandes depredadores de un menú compuesto de algas y peces. Al acercarnos a los islotes, todas las miradas se dirigen hacia el fondo y hacia donde rompen las olas. Ronan fue el primero en descubrir una foca tostándose al sol. ¡Un buen preludio! Curvada como un plátano, está secándose el manto de pelo. La Bretonne suelta el ancla. Y lentamente se acerca a las rocas por la inercia, respetando siempre el medio de los mamíferos marinos. Después, nos llega el turno de echarnos al mar para un baño excepcional procurando no alterar la paz del lugar.

Como pez en el agua

Todos los que salen a nadar se cambian en el puente cubierto. Qué imagen tan rara: todos vestidos de neopreno y calzados con aletas. Marina nos enseña cómo no tener vaho en la máscara. No es muy elegante, pero sí altamente eficaz. Sentados en el borde del barco, nos dejamos caer al mar. La primera impresión, muy rápida, es “qué fresca” y el primer pensamiento es “qué suerte los 7 mm del traje”. Rápidamente recuperamos la sensación de bienestar y empezamos a avanzar hacia los mamíferos entre un agua increíblemente transparente.

Un espectáculo alucinante

Patrick nos hace una señal: un morro manchado emerge ante nosotros. ¡ Qué sorpresa ! Alrededor de los tubos se forman las sonrisas. Es mejor evitar las palabras pues los habitantes de este lugar podrían asustarse. Tranquilamente, avanzamos entre las rocas. Cabecitas curiosas surgen entre las olas. Cuando se vuelven a sumergir resulta inútil intentar seguirlas. Las focas grises son auténticas campeonas de natación y apnea. Pueden resistir hasta 10 min en el fondo del mar. Pero nada nos impide verlas evolucionar en la superficie. Juegan al escondite mientras las espiamos. Una hembra juguetona pasa una y otra vez bajo nuestras máscaras, a 3 m de nosotros. Incluso parece que nos salude con la aleta natatoria. Julie a sus 10 años abre unos ojos de felicidad como platos.

Tesoros vivos

Las focas grises son las estrellas de este paseo paradisiaco por el mar. Pero intervienen otros actores en esta obra natural. Marina muestra una hermosa estrella roja anaranjada. Entre los haces de luz, las algas interpretan un ballet fascinante. Las anémonas violetas constelan la roca. Peces brillantes, como los abadejos y los merlos se mueven entre la arena. Todo este mundo nos fascina y nos impide ser conscientes del paso del tiempo. Ya ha pasado una hora y media. Géraldine, Eléonore, Roland… se deshacen en elogios. Con la cabeza llena de emociones, levanmos el ancla. A bordo, un té o un café nos devuelven el calor al cuerpo. La fauna local continúa sorprendiéndonos con las gaviotas revoleteando. ¡ La naturaleza se ha mostrado al completo hasta el puerto !

Informaciones importantes:

-Para disfrutar plenamente de la excursión es imprescindible saber usar las aletas, la máscara y el tubo.

-Para la realización de la excursión con aletas serán necesarias un mínimo de 10 personas, la edad mínima es de 12 años.

-Se recomienda reservar con antelación, las fechas de las excursiones os serán comunicadas al hacer vuestra solicitud a Plougasnou Plongée.

 Para respetar el ecosistema y las condiciones de vida de las focas grises en su entorno, el número de excursiones y de participantes es limitado. 

fans de Bretagne

Venga a compartir sus mejores fotos de Bretaña y cumplir con todos los fans de Bretaña en todo el mundo.

www.fans-de-bretana.com