Pesca

La pesca en Bretaña: ¡Qué fácil es picar el anzuelo!

Bretaña es sin duda un paraíso para la pesca. Aquí se multiplican las flotillas de traineras multicolores, inmensas extensiones de playa que quedan al descubierto tras la retirada de las poderosas mareas, riachuelos salvajes que avanzan entre orillas sombreadas, estanques tranquilos situados entre el mar y un río… Todo aquí parece haber sido creado para que el pescador pique el anzuelo y venga.

Foto 1 Pesca Foto 2 Pesca Foto 3 Pesca Foto 4 Pesca

Con una gran diversidad de especies ícticas y numerosas variedades de peces nobles, las aguas de Bretaña son espectaculares para pescar. La costa y sus 2.370 km ofrecen innumerables lugares para la práctica de la pesca.

Placeres variados

El litoral bretón con su alternancia de calas resguardadas, acantilados expuestos y extensas playas de arena dorada sabe diversificar el placer de la pesca bajo cielos de colores cambiantes a cada minuto. Los flujos y reflujos de la marea recomponen varias veces al día el decorado del lugar donde elijas plantar la caña. Aunque es posible que prefieras explorar las rocas con los niños en busca de la minúscula población marina que vive en los recovecos de este rico y secreto medio.

Iniciación

En las aguas de interior el gobio es el rey de una naturaleza protegida y tranquila. Los ríos que serpentean los paisajes a ratos grandiosos y a ratos intimistas esconden en sus aguas a más de treinta y cinco especies de peces. Encuentra tu salmón salvaje o la fabulosa carpa. En el mar o en el río, la pesca no solo se ofrece a los expertos. Si te tienta probarlo no te costará encontrar un lugar donde se organicen cursillos, salidas guiadas al mar o cursos de iniciación en los ríos.

 Más información