Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière

Paseo gourmet a bordo de una chalana tradicional

Foto 1 Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière Foto 2 Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière Foto 3 Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière Foto 4 Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière Foto 5 Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière Foto 6 Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière Foto 7 Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière Foto 8 Apéro Oiseaux® en el corazón de las marismas de Brière

Entre el estuario del Loira y del Vilaine, la marisma de Brière se extiende a lo largo y a lo ancho de 7500 hectáreas. Frente a las pintorescas casas de chamizo de la aldea de Bréca, una gran barca se prepara a surcar los canales. Daniel, el conductor, es muy versátil, es cuentista, ornitólogo, naturalista, historiador... Siguiendo el curso del agua, descubriremos las mil y una facetas del parque natural, plumajes desplegados y deliciosas degustaciones.

A bordo de una chalana entre campos y casas de chamizo

Apéro oiseaux dans les marais de Brière

Tras descender unos escalones, embarcaremos en una chalana con la ayuda del sólido brazo de Daniel. Esta barca tradicional de fondo plano, aunque no lo parezca, es increíblemente estable y confortable. Con unas pocas paladas, nuestro guía se aleja del rústico pontón. En silencio, elTadornese desliza bajos los árboles del camino de la Chalandière para conducirnos a uno de los numerosos canales de la marisma.

Muy de Brière

Apéro oiseaux dans les marais de Brière

Gracias a su ojo avizor y a sus entretenidos relatos, nuestro guía, oriundo de Brière, entrelaza explicaciones casi académicas con anécdotas locales. Nos traduce «piarde» (turbera), practica la pescaau carrelet(red cuadrada)... En medio de este entorno asombroso, que se encuentra bajo el nivel del mar, el hombre ha sabido sacar provecho de los peces, la turba y los juncos. El «País Negro», llamado así en contraposición al «País Blanco» por la sal de Guérande, nos dejará estupefactos de asombro.

¡Chsss, observemos!

Apéro oiseaux dans les marais de Brière

Al caer la tarde, una gran calma reina entre los juncos y los manojos de hierba. Una serenidad cargada de vida surge en forma de patos y de cormoranes que alzan el vuelo muy cerca de nosotros. Charles distingue una garza y una bella espátula, y una flotilla de cisnes cruza el canal por el extremo de la proa. Unos patos salvajes forman una V en nuestra estela, mientras unas golondrinas rozan el agua. Cada vez que nos topamos con una especie diferente, Daniel tiene algo que enseñarnos. Para este apasionado de Brière, la marisma es «el hotel-restaurante de las aves».

Un ramillete de pura naturaleza

Apéro oiseaux dans les marais de Brière

La flora no queda en el olvido, ya que no solo los juncos decoran el horizonte. Los sauces cenicientos echaron raíces y las ficarias y algunas orquídeas se reflejan en el agua. El delicado iris servía, tiempo atrás, para hacer tintura, mientras las flores del nenúfar enaltecían los menús. La menta silvestre y una especie de pimiento perfuman las hierbas altas. ¡Y nos abren el apetito!

 

El apetito llega navegando

Apéro oiseaux dans les marais de Brière

Daniel cala el extremo de la chalana en esta vegetación densa, digna de una jungla pacífica. La barca se transforma en salón-terraza en el agua. Después de disfrutar de los encantos de la naturaleza, es hora de degustar productos locales. Entre el mar y el Loira, entre Bretaña y el viñedo de Nantes, ¡hay mucho para elegir! La salicornia realza los patés de caballa y de sardinas. La exótica langouille (¡sí, existe!) nos brinda una deliciosa sorpresa. El queso curé nantais (cura nantés) convierte a todos los pasajeros. Para acompañar estos manjares, podemos elegir entre la sidra, el Muscadet o el Anjou tinto.

De regreso a buen puerto

Apéro oiseaux dans les marais de Brière

Mientras el viento murmura entre las hierbas, nosotros llegamos al gran canal que se extiende a lo largo de diez kilómetros, ¡mejor que en Venecia! El regreso al pontón se realiza entre los pastizales de las ocas, luego bordeando la orilla que muestra con descaro las raíces desnudas de los robles. Con mucha alegría, Daniel hace notar que no perdió ningún pasajero. Sin duda, ganó nuevos adeptos a Brière y a sus encantos.

 

Texto: Annick André

Información adicional:

 

La agencia GUIDAE ofrece salidas de abril a mediados de octubre.

 

Tarifa para mayores de 12 años: 32 €.

Tarifa para niños de 6 a 11 años cumplidos: 19 €.

Los menores de 6 años se aceptan con ciertas condiciones.

Aperitivo privado para un máximo de 8 personas por 250€, transporte incluido.

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter