© Cédric Bossard
La Roche Jagu y el valle de Trieux Una impresionante fortaleza a orillas del Trieux
Ver el vídeo

La Roche Jagu y el valle de Trieux

En el corazón de Trégor, coronando el estuario del río Trieux, el castillo de La Roche-Jagu ofrece dos fachadas de estilos muy distintos. Por un lado una fachada principal con numerosas aberturas y por el otro un perfil muy austero. Pero lo que más impresiona son las vistas al conjunto del valle.

Una impresionante fortaleza a orillas del Trieux

Coronando un meandro profundo del río, el lugar sobre el que se eleva La Roche-Jagu siempre ha sido un lugar excelente para otear el horizonte. En el siglo XV, Catherine de Tronquindy construyó el edificio actual sobre el emplazamiento de un antiguo castillo del siglo XI del que sobreviven algunas fortificaciones. Paséate por el parque, piérdete por el jardín de los sencillos y toma el Camino de Oriente. Al llegar al promontorio, abre los ojos. Desde aquí el panorama de la zona es extremadamente relajante.

La «Pequeña Venecia de Trégor»

A unos kilómetros de ahí, surge el encantador pueblo de Pontrieux (literalmente, “puente sobre el Trieux”) que forma parte de los 22 Pequeños Pueblos con Carácter de Bretaña. Construido a orillas del agua, se la apoda como la “Pequeña Venecia de Trégor”. Nada mejor para conocerla que un paseo por el río. Los 50 lavaderos de la ciudad pueden visitarse en barca desde primavera a otoño.

Con los pies en el agua

El pueblo de Pontrieux fue una zona de paso importante, un puerto de intercambio en el cruce del Argoat y del Armor. También había muchas pesquerías de anguilas, salmón, molinos de cereales o de papel. En la actualidad, este pueblo con carácter ha conservado su encanto. Por la bonita calle adoquinada de Saint-Yves se llega a las plazas de Yves Le Trocques y a la plaza de la Libertad.

¿Lo sabías?

En los siglos XI y XII, se construyeron diez fortalezas en las orillas del estuario del Trieux. En la actualidad solo sobrevive el castillo de La Roche-Jagu.

Web Oficial de Turismo de Bretaña