© Simon Bourcier
Las algas de Bretaña¡Disfruta de las verduras del mar!

Las algas de Bretaña

Como aperitivo, como plato e incluso para desayunar, ¡disfruta comiendo algas! Son unos superalimentos muy sabrosos y con extraordinarias propiedades nutricionales. Muy comunes en la gastronomía asiática, las algas se están convirtiendo en uno de los alimentos del futuro. En Bretaña se concentra la mayor producción de algas de Europa y los talentosos chefs bretones hacen posible magnificar este tesoro.

crtb-ad2680-bourcier-simon.jpgLachez prise avec le Paddle Yoga, pique-nique sur la plage, des algues© Simon Bourcier

Algas, una fuente extraordinaria de beneficios

Estamos acostumbrados a ver algas, mar adentro o en la playa, creemos conocerlas, pero ¡esconden más de un secreto!

 Las algas no tienen raíces, sino que se adhieren a las rocas mediante el rozoide. Extraen sus propiedades directamente del agua del mar y son un auténtico concentrado de oligoelementos, yodo, vitaminas y sales minerales. Utilizadas desde el siglo XVII en la agricultura, las algas son hoy un ingrediente esencial de la cocina bretona. De las casi 800 especies de algas presentes en Bretaña, solo se permite comercializar una docena de especies comestibles.

¿Dónde se crían?

Considerada como el mayor banco de algas marinas de Europa, la región de Bretaña cuenta con zonas de protección específicas y una extraordinaria calidad de agua que le han valido obtener la certificación ecológica para las algas. Las algas comestibles bretonas se cosechan a pie en la orilla, en barco y en parques de cultivo. Las principales zonas de producción se encuentran en el parque natural marino de Iroise y en el litoral de los departamentos de Côtes-d’Armor y Finisterre. En el sur del Finisterre, en Lesconil, Algolesko se dedica al cultivo de algas laminares ecológicas a lo largo de casi 150 ha en una zona clasificada «Natura 2000». En Roscoff, «capital de las algas», la estación biológica de Roscoff es un centro de investigación sobre estos vegetales marinos tan preciados en todo el mundo.

¿Cómo se recogen?

Las algas se cosechan a mano en la playa durante la marea baja, preferiblemente cuando todavía están cubiertas por el agua de mar. Las algas laminares se recolectan en barco. Los barcos pescantes utilizan tornillos sinfín equipados con un anzuelo o «escubidús». Hoy en día, el cultivo de algas está lo suficientemente extendido como para cultivar variedades específicas. Una vez cosechadas, las algas se lavan para eliminar la arena, las conchas y otras partículas.

¿Quieres saber todo sobre las algas?

Si quieres ser un experto en algas, visita :

Reconocer las algas comestibles

Podemos distinguir las algas por su color. El hinojo marino y la salicornia no son algas, sino plantas marinas.

  • Algas pardas

La judía de mar o «espagueti de mar», por su apariencia larga y plana, puede alcanzar hasta 4 metros. Se come como una verdura, hervida o frita.

El kombu es un alga laminar de consistencia carnosa y sabor ahumado. Se usa como guarnición o para realizar el sabor de carnes y pescados.

El wakame o helecho marino es muy apreciado por su sabor yodado y se come crudo en ensalada o añadido a sopas y preparaciones calientes.

  • Algas rojas

La dulse es un alga fina y translúcida de intenso sabor que combina muy bien con mariscos y crustáceos. También la encontramos molida, para espolvorear en cualquier tipo de preparación, o en patatas fritas de bolsa.

Ingrediente clave del sushi, la nori tiene un sabor ligeramente ahumado y se utiliza también como ingrediente en tartar, pesto, como condimento o en patatas fritas de bolsa.

  • Algas verdes

La lechuga de mar: su sabor parecido a la acedera conviene para consumirla cruda en ensaladas, smoothies, patatas fritas de bolsa o en papillote.

  • Algas azules

La espirulina es una microalga azul esmeralda con increíbles propiedades para reforzar el sistema inmune y paliar las posibles deficiencias de vitaminas o minerales. Contiene tres veces más de proteínas que la carne. Actualmente es un alga muy utilizada tanto en cocina como en suplementos alimenticios o en cosmética. En Bretaña hay un número cada vez mayor de productores especializados: Spiru’Breizh en el golfo de Morbihan, Dana Spirulina cerca de Redon, Cyane en Plougastel-Daoulas y Spiruline de Bretagne en Douarnenez.

¿Cuándo comerlas?

La recolección se realiza principalmente durante la pleamar, cuando la playa se descubre y las algas marinas quedan más expuestas. Al final del invierno comienza la recolección del kombu y del wakame. En primavera, les toca al nori, a la lechuga de mar, a la dulse y al espagueti de mar. La recolección se interrumpe en verano y se reanuda en otoño (nori, dulse y lechuga de mar).

 

¿Cómo comerlas?

Cocidas como una verdura, en tartar y confitadas al gusto en tostadas como aperitivo, espolvoreadas como condimento, en conserva para un picnic… ¡podrás disfrutarlas de mil y una maneras! Espolvoreadas pueden ser un buen sustituto de la sal. Gelificadas, como la agar-agar, reemplazan la gelatina.

¿Dónde comprarlas?

En Bretaña, hay muchos productores y transformadores de algas:

  • Algoplus Roscoff, empresa recolectora y transformadora de algas, propone visitas guiadas para descubrir el oficio y asistir a todas las etapas del proceso en la fábrica de conservas artesanales.
  • Bord à bord, una de las primeras empresas en dar a conocer algas comestibles en Bretaña; especializada en las conservas de algas comestibles en Roscoff.
  • GlobeXplore produce desde hace más de 30 años en Rosporden recetas elaboradas con algas comestibles, en particular las Perles de Saveurs®, pequeñas esferas gelificadas a base de algas con un corazón líquido de varios sabores.
  • Marinoë, productor y transformador de algas y de espirulina bio en Lesconil.
  • Y también Alg’Emeraude en Saint-Lunaire, Biocean en Roscoff, Ocealg en Edern, Algomanne en Portsall, Alguerie en Guilvinec, L’île aux algues y Algues Armorique en Côtes d’Armor…

Mejores lugares para comer algas

  • El Hôtel de la mer, en Brignogan, es una de las visitas obligadas. Aquí las algas aparecen en todas partes y formas: durante un paseo por la playa, en la carta del chef Mickaël Renard y sus cursos de cocina de algas, en los tratamientos con algas del spa…
  • En el restaurante Royal Barrière, en La Baule, podrás probar las propuestas culinarias con algas del chef Mikaël Amisse.
  • En el Château Richeux, Hugo Roellinger sublima su cocina yodada con las Epices océanes d’Olivier Roellinger, una curiosa gama de especias y algas en polvos.
  • Inspirado en la cocina japonesa, el chef Julien Lemarié cocina algas frescas en su restaurante Ima, en Rennes.

Las algas en las bebidas

Las algas, utilizadas en múltiples recetas como pastas, galletas o embutidos, se emplean también para bebidas como, por ejemplo, los tés de algas Tonnerre de Brest y las infusiones Thalgo y Thalion, con ricos y originales sabores. Y, si prefieres la cerveza, las encontrarás en La Ouessane (wakame), La Grenouillette (dulse y kombu) y la cerveza roja ecológicaTonnerre de Brest.



Las mil y una aplicaciones de las algas

Los creadores bretones encuentran en las algas una fuente inagotable de inspiración: vasos reutilizables BeAlgue, pinturas ecológicas Algo, ropa ética Mayway o juguetes de playa Coq en Pâte ¡se fabrican con algas bretonas!

También te gustará

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias