24 horas a bordo del Saint‑QuayCon Christophe, navega hacia el sol poniente en un viejo pesquero
¡Experiencia bretona!

24 horas a bordo del Saint‑Quay

¿Preparado para sacar tu vena de grumete? Afortunadamente, no hace falta saberlo todo para navegar a bordo del Saint-Quay. Christophe, nuestro afable capitán, sabe cómo hacer que la tripulación se sienta cómoda en su velero de madera. Navegar durante 24 horas en el antiguo pesquero es una experiencia única de descubrimiento y convivencia que no podrás olvidar.

¡Disfruta de sensaciones únicas!

Una alegría expectante flota en el puente… El Saint-Quay está a punto de zarpar con una tripulación heterogénea a bordo. Christophe, flamante capitán y marinero desde muy joven, distribuye los chalecos y luego saca su mapa XXL. Una vez comprobada la previsión meteorológica, traza la ruta prevista. La corriente descendente acompaña el barco hacia el archipiélago de Bréhat. Antony suelta amarras y el barco sale del puerto al ritmo del motor.

Al timón de un velero histórico

Una vez cruzado el dique, Christophe me deja el timón para que ice la vela mayor, ayudado por Elsa y Antony. En este velero de 25 T, sujetar el timón requiere cierta fuerza. Y la emoción recorre el cuerpo con el rugir de la embarcación entre la punta del Sémaphore y la cúpula roja del faro de la isla Harbour.
Cuando amaina el viento, nada como disfrutar en la terraza de un buen café o algún refresco. Con los acantilados de Plouha como telón de fondo, Christophe nos cuenta la historia del Saint-Quay, su restauración y los detalles de su transformación en dundee de pesca.

¡Desplegando velas!

El viento empieza a soplar: ¡manos a las drizas y máxima atención! Siguiendo las instrucciones del capitán, el foque se apareja a estribor y luego se iza la mesana. Con el motor apagado, solo el viento hace vibrar la lona, acompañado por el susurro del agua meciendo el casco. Nos mantenemos rumbo a Bréhat, «listos para virar». En medio de los obenques, Christophe precisa qué cuerda agarrar. Entre la contemplación y la acción, la navegación te deparará magníficas sorpresas: un alcatraz zambulléndose en el agua, las nubes jugando con los rayos del sol, tres caballas pescadas al cerco por Elsa…

Un alojamiento de mil estrellas

Con el barco lleno de pescado toca elegir un lugar para fondear y pasar la noche. La ensenada de Bréhec nos recibe al resguardo de sus acantilados. Empieza a llover, Ben y Christophe arrían velas y un breve aguacero limpia la cubierta. Un poco de chalota, algo de mostaza y las caballas pescadas: ¡todo listo para hornear mientras disfrutamos del aperitivo! En la bañera, la comida rinde homenaje a los productos locales. Tras las 27 millas náuticas acumuladas en el día, es hora de meterse al sobre y dejarse acunar por el mar… ¡Mañana toca madrugar de nuevo!

Amanecer en el barco

A las 6:30, tras una noche reparadora, ya estamos en el puente de mando. El amanecer nos saca temprano de las literas. Mientras el granito brilla con luz dorada, el sol se abre paso en el horizonte. Ben esboza una amplia sonrisa: «¡Estoy súper contento!». «¡Aquí uno se siente en el fin del mundo!», añade Amandine. El olor a café nos saca de nuestro ensueño. Tras unas deliciosas crepes, estamos listos para levar anclas. Al acercarse a Saint-Quay-Portrieux, Christophe hace desfilar el velero frente a la playa del Casino. El Saint-Quay está por fin fondeado, con el foque perfectamente plegado y la funda cubriendo la botavara. Pero, como Ben, siempre «listo para zarpar».

Precio desde

100 €

por adulto

Esta experiencia incluye

  • la navegación al atardecer y al amanecer
  • la participación en las maniobras
  • la cena y el desayuno a bordo

INFORMACIÓN ADICIONAL

  • Punto de encuentro en Port d’Armor, en Saint-Quay-Portrieux. Salida a las 14:00 y regreso a las 12:00 del día siguiente.
  • Se recomienda reservar con anticipación.
  • No olvides: ropa impermeable y de abrigo, náuticos y/o botas, frontal, saco de dormir y almohada.
  • Número de participantes (mín./máx.): entre 4 y 8 personas
  • Periodicidad: de mayo a octubre (según las condiciones meteorológicas)
  • Idiomas: francés, inglés

También te gustará

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias