Carantec y la bahía de Morlaix

Una magnífica bahía sembrada de islotes

Foto 1 Carantec y la bahía de Morlaix Foto 2 Carantec y la bahía de Morlaix Foto 3 Carantec y la bahía de Morlaix Foto 4 Carantec y la bahía de Morlaix Foto 5 Carantec y la bahía de Morlaix Foto 6 Carantec y la bahía de Morlaix Foto 7 Carantec y la bahía de Morlaix Foto 8 Carantec y la bahía de Morlaix

Comprendida entre Léon y Trégor, la bahía de Morlaix ofrece un paisaje fastuoso salpicado de islas e islotes. La península de Carantec fue el destino de muchos artistas en la década de 1900 y es indisociable de la isla Callot, a la que se accede a pie con la marea baja. Ven a conocer las encantadoras calas de arena fina y quedarás seducido para siempre.

La isla de las Damas, la isla Verde, el Infierno o el Paraíso… ¡Cuántos nombres poéticos para esas islas de la bahía de Morlaix! Impregnada de un ambiente de principios de siglo, florida hasta más no poder, la península de Carantec solo sabe seducir. Tómate el tiempo de pasear por la isla Callot, totalmente peatonal. Se accede por una calzada de arena y cantos con la marea baja. Pero infórmate bien de las horas de marea para estar seguro de volver con los pies secos.

¡Qué chic!

¿Cuál es el punto en común entre Alejandro Dumas, el mariscal Foch y Nina Ricci? Pues la localidad de Carantec. En los años 1900, todos venían aquí para contemplar el mar. Una de las estaciones balnearias más deseadas de la costa con bonitas propiedades y palacetes. En la actualidad, es un destino costero familiar. Sus playas protegidas del viento son ideales para practicar algún deporte náutico o hacer submarinismo.

¡Rumbo a Tahití!

¿Tahití? ¿En Bretaña? No estás soñando. Es el nombre de la playa que bordea la península de Penn-Al-Lann. En frente, cerca de la costa, la isla Louët se reconoce por el faro. La casita del guarda con su jardín es la única vivienda de la isla. Al lado, el Castillo del Toro, que ha sido plaza defensiva, prisión estatal, propiedad chic de los Vilmorin a principios del siglo XX y escuela de vela, en la actualidad es un interesante museo.

¿Lo sabías?

¿Pierregarins? ¿Quésako?

Gracias a su reserva ornitológica, la bahía de Morlaix es un lugar único en Europa. La isla de las Damas y la isla Petit-Ricard albergan más de mil parejas de charranes de tres especies distintas. Aquí verás al charrán común, al, sterne caugek y hasta al sterne Dougall de pico negro. Saca los binóculos y admira el espectáculo.

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter