Port-Louis

La antigua ciudadela

Foto 1 Port-Louis Foto 2 Port-Louis Foto 3 Port-Louis Foto 4 Port-Louis

Como una centinela de piedra, la antigua ciudadela vela sobre la ciudad y sobre las aguas nacaradas de la ensenada de Lorient. Detrás de las murallas intactas tras los efectos de los cañones y el tiempo, se mezclan los fastos de la Compañía de las Indias y la calma pintoresca de un puerto pesquero.

De la sal a la sardina

Por el remanso medieval del río Blavet transitaba vino, sal y cereales. Los españoles erigieron los primeros elementos de la ciudadela en 1590. Cuando se marcharon, Luís XIII concluyó las fortificaciones en 1637 y dio a la ciudad el nombre de Port-Louis. Al ser elegido sede de la Compañía de las Indias, el pueblo conoció un periodo de prosperidad entre aromas especiados. Cuando la Compañía se trasladó a Lorient, la ciudad se reconvirtió a la pesca y al turismo costero.

Remar en buena compañía

En la ciudadela, el museo repasa la apasionante epopeya de la Compañía de las Indias, creada en 1664 por Colbert. Viajarás por las rutas africanas y orientales de los siglos XVII y XVIII a través de las maquetas de barcos, reconstrucciones de los lugares, conocerás esos textiles, las especias, las porcelanas… Para la tripulación la travesía no era precisamente un crucero, como demuestran los inquietantes instrumentos médicos de a bordo.

Un castillo procedente de España

Desde sus orígenes, la ciudadela tiene dos bastiones de aires ibéricos. Se accede a ellos franqueando un puentecito y cruzando la media luna, una obra defensiva en forma de triángulo. Por el camino de ronda rodeado de vegetación, unos cañones ahora mudos siguen apuntando a la isla de Groix. En la actualidad, las miradas se orientan más pacíficamente hacia la punta de Gâvres. Desde la antigua plaza de armas, una de las puertas de la muralla conduce a la agradable playa de Grandes-Sables.

Épocas épicas

Las murallas doradas por los líquenes albergan orgullosas casas y residencias. El hábitat tradicional, visible en la rue des Dames y la rue Driasker, se amplió bajo Luís XIV y se ornamentó con cornisas y frontones. En el siglo XVIII, los mercaderes erigieron “puestos de vigía” en los techos para vigilar el regreso de sus navíos (plaza Notre-Dame). Las casas de los pescadores se agrupan en los puertos de Loc-Malo y de la Pointe.

¿Lo sabías? 

Prisioneros en la ciudadela

Los calabozos sombríos Morbihan han tenido prisioneros célebres como el mismísimo Luís-Napoleón Bonaparte en 1836.

fans de Bretagne

Venga a compartir sus mejores fotos de Bretaña y cumplir con todos los fans de Bretaña en todo el mundo.

www.fans-de-bretana.com