© Emmanuel Berthier
Descubre la belleza del archipiélago de Molène Faros, islas paradisíacas, focas grises y delfines de gran tamaño
¡Experiencia bretona!

Descubre la belleza del archipiélago de Molène

¿Listo para descubrir el archipiélago de Molène y el parque natural marino de Iroise en un paseo inolvidable? Christel y Lucky, ambos apasionados del mar y la naturaleza, te brindan la ocasión de embarcarte en Le Conquet y pasar con ellos un día rebosante de buen humor, de encuentros inolvidables y de paisajes extraordinarios.

Un mar agitado

Son las diez y media de la mañana cuando salimos tranquilamente del puerto y Lucky pone las cartas sobre la mesa: «Aquí el oleaje es a veces muy pronunciado y las corrientes son de las más fuertes de Europa. Si a eso añades más de una centena de islotes y arrecifes rocosos a ras de agua, comprenderás por qué hemos perdido la cuenta de los restos de naufragios que se encuentran en Iroise». Pero… ¡tranquilo! Hoy, por suerte, nos dirigimos a la punta de Saint-Mathieu con un mar manso y bajo un sol abrasador. Antes de poner rumbo al oeste, Lucky se detiene a contarnos la leyenda y la historia de la abadía edificada en el siglo XI y de la estela erigida en recuerdo de los navegantes que perdieron la vida en el mar.

Un maravilloso encuentro

Lucky disminuye la velocidad y Christel llama a los grandes delfines por sus nombres de pila: «Grifouille, Bidule, Cyrano…». En pocos instantes, hay cinco o seis que surcan el mar en la proa mientras, a bordo, nuestros rostros sorprendidos se tornan en sonrisa. Christel y Lucky analizan el comportamiento del grupo en tiempo real. «Desde hace cuatro años los observamos prácticamente en cada salida, pero son siempre ellos los que deciden acercarse», añaden. De repente, una cría de delfín se acerca a la embarcación, junto a su madre. «Debe de tener solo unos días, nunca había visto uno tan pequeño», comenta Christel, tan extasiada como nosotros.

 

Rumbo al faro de Pierres Noires

Intrépidos centinelas, construcciones inmensas, atraques llenos de peligro, … Lucky no se cansa de las historias de los seis faros conocidos como «infierno» (construidos en el mar), aislados en pleno mar de Iroise. «Con 28 metros de alto, el faro de Pierres Noires ha soportado este invierno olas de más de 23 metros». ¡Imagina el caos que debe de reinar aquí en plena tempestad! Reemprendemos nuestra ruta hacia Molène y asistimos a un espectáculo sorprendente de barcos recolectores de algas, con sus hilos «scoubidou» y su curioso brazo de hierro que eleva las algas en una especie de danza de volteretas.

 

Un paréntesis insular

A la una del mediodía, ponemos pie en tierra para almorzar y visitar Molène, sus callejuelas estrechas, sus casas con flores, sus verdes senderos y sus calas bañadas por aguas turquesas. Apenas salimos del pueblo, nos envuelve la sensación de haber llegado a los confines del mundo. Solo el suave rumor de las olas perturba el silencio de este paraje tallado por el mar.

Y para terminar … ¡las focas !

A las cinco de la tarde, nuestra pequeña comitiva regresa a bordo. Bordeamos la isla de Quéménès, donde Soizic y David han instalado su granja, la isla de Litiry, el peñasco de Cromic, que recuerda a veces a un perro, otras a un conejo, otras a un águila… Un poco más lejos, observamos un pequeño grupo de focas grises posadas sobre un islote, atentas y vigilantes. «Por más que midan 2 metros de largo y pesen 200 kilos, son muy asustadizas. Si las espantamos saltarán al agua», nos previene Lucky, que se toma muy en serio el reposo de estos grandes mamíferos. Tras un pico rocoso, descubrimos maravillados tres jóvenes focas de pelaje claro.

El archipiélago de Molène

Antes de devolvernos a buen puerto, Lucky da rienda suelta durante un instante al motor de 600 caballos de su lancha semirrígida, permitiéndose un trepidante acelerón de 90 km/h. ¡Impresionante! «Con un día como este, no puede haber gente decepcionada, ¿no?» pregunta Olivier, el auvernés del grupo. Las palabras perfectas para clausurar esta jornada fabulosa, ¿verdad que sí?

 

Precio desde

65 €

por persona

Esta experiencia incluye lo siguiente

  • Una visita de exploración del archipiélago de Molène y del parque marino de Iroise, acompañados por Christel y Lucky.
  • Una parada de 3 horas en la isla de Molène

Información adicional

  • Solo con reserva previa.
  • Salida entre las 10.30 y las 11.00 horas desde el puerto de Conquet (presentarse en la ventanilla de Finist’Mer en la estación marítima).
  • Llevar ropa de abrigo, gafas y crema para el sol.
  • El almuerzo en la isla no está incluido. Es posible comer en algún restaurante de la isla o llevar su propio picnic.
  • Regreso a Conquet hacia las 17.30-18.00 horas.
  • Archipel Excursions ofrece diferentes visitas.
Web Oficial de Turismo de Bretaña