El Valle del Couesnon

Delicias y sensaciones a las puertas de la Alta Bretaña

Foto 1 El Valle del Couesnon Foto 2 El Valle del Couesnon Foto 3 El Valle del Couesnon Foto 4 El Valle del Couesnon

Entre Fougères y la bahía del Mont-Saint-Michel, el Couesnon perfila el valle reflejando  su diverso entorno. A veces impetuoso, otras sosegado, el curso del agua es una fuente permanente de relajación y de ocio. Sus orillas son el punto de partida de numerosas excursiones y actividades al aire libre.

Un mosaico natural de paisajes

El río es el hilo azul y verde que guía nuestra exploración. A lo largo de rutas tranquilas y pequeños senderos se suceden sotos, bosques, valles y serenas llanuras. Por el lado de Mézières-sur-Couesnon, las zarzamoras salvajes y los helechos indican la biodiversidad del espacio natural provincial. En Saint-Ouen-des-Alleux, el Couesnon se camufla al fondo de una boscosa hondonada y en Tiercent, el granito aflora entre los bosques.

Un patrimonio de flor y piedra

La roca granítica salpica el entorno de joyas arquitectónicas, como el Château de la Ballue con su extraordinario jardín y el Château de Bonnefontaine con su parque estilo inglés. El singular puente de Antrain se distingue por sus tres arcos desiguales. En los pueblos, las casas y las iglesias nos revelan agujas, pórticos y puertas poco comunes. Tras las escalinatas de Bazouges-la-Pérouse, las galerías de arte animan la ciudad. Directamente asociada con el Couesnon, la piedra también ha creado molinos concebidos para la fábrica de papel o la industria molinera.

Un conglomerado de actividades al aire libre

Es bueno tomar una bocanada de aire fresco al margen de las carreteras y los pueblos. Cada uno podrá disfrutar a su manera de este amplio y verde terreno de juego, donde numerosos circuitos de senderismo siguen los meandros y se adentran en los campos. Las actividades deportivas están en boga en el centro de ocio de Mézières-sur-Couesnon. El río es navegable en canoa kayak hasta la bahía del Mont-Saint-Michel y los que busquen acción y sensaciones pueden practicar ciclismo de montaña o escalar los acantilados vecinos. Más serenamente, los pescadores hacen una parada en familia junto al río. Desde el agua, el puerto en miniatura de Villecartier invita a soltar amarras. ¡Vivencias refrescantes!

¿Lo sabías?

¿Qué es el arte de la topiaria?

Los jardines del Château de la Ballue son famosos por exaltar el arte de la topiaria, la poda de tejos, bojes, acebos y otras tuyas en formas geométricas o figurativas. Las diversas columnas, ondas, esferas y espirales dan un aire de cuento de hadas a las trece frondosas dependencias de este parque.

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter