© Emmanuel Berthier
El lago del Duque Un noble entorno para la fauna, la flora y el ocio
Ver el vídeo

El lago del Duque

Acondicionado por los monjes en el siglo XII, el Lago del Duque es el señor de los lagos de agua dulce de Bretaña. Sus 250 hectáreas se extienden por Ploërmel, Taupont y Loyat. Los pescadores, los caminantes, los aficionados a la botánica y los curiosos por naturaleza disfrutan en este vasto reino acuático y frondoso.

Un noble entorno para la fauna, la flora y el ocio

La naturaleza en gran formato

Con sus 5,5 km de longitud y entre 500 y 900 m de ancho, el Lago del Duque está rodeado por una abundante variedad de hábitats naturales y humedales. Los observadores discretos y atentos pueden tener la oportunidad de cruzarse con nutrias, ranas o corzos. Los pescadores vienen a tentar su suerte con el lucio, la lubina negra o la perca. Los peces trofeo acuden frecuentemente a la cita y hacen del lago uno de los mejores lugares para la pesca de agua dulce en Francia. En esas aguas impregnadas por el misterio, la imaginación puede hacer emerger el mítico voiuvre (serpiente mitológica), un monstruo de los pantanos vencido según la leyenda por el monje Armel.

Guiado por las hortensias

El clima y el sol son propicios para las hortensias, arbustos de flores emblemáticas de Bretaña. Al borde del lago se les ha dedicado un paseo de 3 km. A lo largo del circuito de las Hortensias, 5300 plantas provenientes de cientos de variedades dan un toque de color a tus pasos. Entre primavera y otoño, la gama de colores va cambiando, dando preferencia a los azules y los rosas tradicionales, una colección botánica única en la región.

A pie, sobre dos u ocho ruedas

Por las riberas antaño animadas por las lavanderas, hoy se reencuentran los aficionados al aire libre para relajarse, hacer un picnic, correr, jugar al golf… Los caminantes salen a la conquista del sendero acondicionado de 15 km que rodea el lago. Los amantes de la bici o de los patines prefieren la vía verde, la V3, por encima del nivel del lago. Tras un tramo pegado al lago, la pista para bicis, establecida sobre una antigua vía férrea, sale hacia Brocéliande.

En el agua y tierra adentro

En la ribera más soleada, un club náutico está abierto tanto para los jóvenes grumetes como para los expertos en la materia. El windsurf, la vela ligera, el catamarán y la canoa-kayak comparten este generoso terreno de juego, ideal para los principiantes. El esquí náutico y el wakeboard surcan también estas aguas, para el deleite de sus adeptos y de los espectadores. ¡Las actividades náuticas también tienen su paraíso tierra adentro!

 A lo largo del circuito de las Hortensias, 5300 plantas provenientes de cientos de variedades dan un toque de color a tus pasos

¿Lo sabía?

Una captura gigantesca

Si el Lago del Duque atrae, tanto de día como de noche, a tantos aficionados a la pesca de agua dulce, es porque todavía tienen muy presente el récord de captura conseguido aquí: ¡una magnifica carpa espejo de 21 kg!

Web Oficial de Turismo de Bretaña