© Alexandre Lamoureux
La Roche‑Bernard Un viaje en el tiempo
Ver el vídeo

La Roche‑Bernard

Las piedras pulidas por el tiempo, las callejuelas empinadas… todo parece narrar la historia de este pueblo nacido del mar y de la marina. Arracimadas junto a la orilla del río Vilaine, casas antiguas y palacetes van descendiendo hacia el puerto antiguo formando un paisaje urbano muy original.

Un viaje en el tiempo

Una ciudad que defiende su historia

Cuando hacia el año 1000, el vikingo Bern-Hart buscaba un lugar defensivo y decidió establecer su torre maestra sobre un peñasco que domina el río no sabía que acababa de fundar La Roche-Bernard. La actividad portuaria se desarrolló y floreció con el comercio de la sal y los astilleros de donde salió el primer barco de tres puentes en 1635. La capitanía, las atarazanas y los depósitos de sal dan testimonio de esta prosperidad. Tras la construcción del dique de Arzal, el puerto pesquero se reconvirtió en puerto deportivo.

Por las callejuelas

La ciudad antigua, declarada Pequeño Pueblo con Carácter, está surcada por numerosos paseos que enlazan las antiguas callejuelas con miradores. Se recomienda el camino de Ruicard que se pierde entre calles pintorescas, a veces con escaleras, flanqueado por casas de los siglos XVI y XVII. El pasaje de la Quenelle conduce a la bonita plaza del Bouffay, donde se halla la casa du Canon.

Una escala espectacular

El puerto es a la vez un lugar monumental, un lugar donde se mantienen vivas las tradiciones y un lugar donde tomar algo. Elevándose junto al canal, los edificios vuelven a dar vida al pasado marítimo. Pesca, construcción naval y cabotaje son los temas tratados en el Museo de la Vilaine Maritime, en el castillo de Basses-Fosses. Los cinco niveles de esta sorprendente construcción, máximo exponente de la belleza arquitectónica del lugar,  tienen los cimientos sobre el peñón rocoso.

Por todo lo alto

El paseo puede tomar una dimensión sorprendente si pasas por la pasarela peatonal que dobla el puente de Morbihan: 40 m por encima del río. Un puente con vistas únicas. Y si lo que quieres es seguir el río por su orilla y disfrutar de sus prados verdes, puedes seguir el cauce del mismo hasta llegar a la presa.

¿Lo sabías?

¿Llegarías tan alto?

Durante mucho tiempo el puente del Morbihan fue la puerta sur de Bretaña. Mide 376 m de longitud y descansa sobre un arco de 200 m de ancho en el que dos pasarelas permiten admirar el lugar a los más valientes.

Visitas imprescindibles

  • El Castillo des Basses-Fosses construido sobre la misma roca, en los siglos XVI y XVII
  • La casa du Canon, del siglo XVI
  • El Hotel de Châtillon-Coligny, del siglo XVI
  • Las calles de la Saulnerie, de la Quenelle, el paseo du Ruicard
  • Los vestigios de los pilares del primer puente de madera colgante de Francia, de 1839
  • La capilla Notre-Dame edificada en 1063
  • Los dos puertos, muelles de la Douane y Saint-Antoine, flotilla con aparejos viejos y los puentes
  • Los antiguos almacenes en el puerto, taller de conservación y restauración del patrimonio
  • El lugar protegido del Rocher con vistas al río Vilaine
  • El Museo de la Vilaine Maritime en el Castillo des Basses-Fosses
  • El casco antiguo

Información y reservas

Oficina de Turismo de Damgan – La Roche Bernard


 

Contáctanos

Ver la página web

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias