© Emmanuel Berthier
Las landas de Lanvaux Mezcla de tierras salvajes y vestigios megalíticos

Las landas de Lanvaux

Las landas de Lanvaux, que atraviesan la provincia del Morbihan de este a oeste, ofrecen un paisaje de tierras salvajes surcadas por senderos e islotes boscosos. Este entorno natural posee una fauna y una flora variadas, y vestigios megalíticos excepcionales. ¡Prolonga tu visita! Vale la pena desviarse un poco y conocer la ciudad medieval de Malestroit, que se encuentra muy cerca de allí.

Mezcla de tierras salvajes y lugares megalíticos

¡Admira el paisaje indómito! La cresta de granito se extiende a lo largo de decenas de kilómetros, desde Camors (al oeste) hasta Redon (al este), y la landa culmina a 175 metros de altura. Un paisaje sorprendente que el brezo y la retama realzan con sus colores. Los amantes de la flora y la naturaleza estarán encantados. En la landa, crecen muchas especies protegidas, como el helecho real o la narthecium ossifragum con sus bonitas flores amarillas.

Un paisaje fronterizo entre la costa y la Bretaña profunda

Las landas de Lanvaux es uno de los paisajes característicos de Morbihan. Muchos de sus pueblos parecen aferrarse a los bordes de las crestas. El agua, omnipresente pero casi invisible, se oculta entre la densa vegetación y aparece en zanjas, taludes o arroyos al fondo de los pastizales. En el recodo de los caminos, se alzan capillas y monumentos megalíticos, como la Quenouille de Gargantúa en Plaudren o el Cairn de Larcuste en Colpo. Pero, mantén los ojos bien abiertos ya que la landa también aloja algunas especies animales en vías de extinción, como el carpintero negro o el caracol de Quimper.

¿Lo sabías?

Unos huéspedes especiales

Abran los ojos y disfruten de algunas especies en peligro de extinción, como el carpintero negro o el caracol Quimper.

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias