img-1710-editar.jpg
©Jordi Carrió Jamilá
La isla de Bréhat Belleza y calidad de vida en la isla de las flores
Ver el vídeo

La isla de Bréhat

Un simple brazo de mar, diez minutos en barco desde la punta de Arcouest en Ploubazlanec hasta Bréhat… ¡y ya estás en otra dimensión! ¡Aquí el tiempo se detiene! Clima suave, colores, paisajes… déjate encantar por la magia de la isla de las flores.

Belleza y calidad de vida en la isla de las flores

Descubrir Bréhat

Olvida el coche. Aquí nada de motor, solo se circula en bicicleta o a pie. Es el ritmo ideal para explorar la isla por una de sus cinco rutas de senderismo. Bréhat es una isla pequeña (3,5 km de largo y 1,5 km de ancho), ¡pero llena de sorpresas! Con sus dos islas unidas por el puente Vauban, ir del sur al norte es ya todo un viaje. Al sur, el puerto, la playa, la ciudad con su animada plaza, sus orgullosas casas de corsario y su iglesia del siglo XVI. Al norte, los páramos púrpura y los bajos muros de piedra ponen el toque irlandés. Resérvate un día, preferiblemente fuera de temporada, para descubrir todos sus secretos.

Un agradable paseo…

Tierra de marineros, corsarios y capitanes, enclavada en el corazón de una miríada de islotes a orillas del agua, Bréhat también se puede explorar por mar. En menos de una hora, podrás dar la vuelta a la isla en transbordador. Busca la colina de Saint-Michel, el punto más alto de la isla, la cala de la Corderie desde donde partían los terranovas, el faro de Paon entre las rocas rosas y las pequeñas calas agrestes. ¿Quieres más? Embárcate en una excursión de medio día en un velero tradicional y navega por el archipiélago. ¡Absolutamente mágico!

Flores, pájaros… y cristalería

Bajo la influencia de la corriente del Golfo, con un clima excepcionalmente suave, hortensias, mimosas, eucaliptos, camelias, agapantos y agaves explotan con sus mil colores. El sonido de los carboneros, pinzones, petirrojos y otros zorzales musicales deleitará tus oídos en primavera. Un entorno inspirador para los vidrieros que se han instalado en el corazón de la antigua ciudadela con vistas al mar, cerca del puerto. Encontrarás una selección única de bolas de escalera, pomos de muebles y tiradores de puertas que darán el toque arty a tu decoración.

¿Lo sabías?

Los famosos decapitados

Muchos artistas se quedaron en Bréhat. Solían reunirse en el famoso Cabaret des décapités, que debe su nombre a una serie de retratos pintados en vasos. Auburtin, Buffet, Chagall, Foujita, Maufra, Matisse, Waroquier… cayeron rendidos por el encanto de la isla.

Web Oficial de Turismo de Bretaña