© Donatienne Guillaudeau
Moncontour Pueblo con un marcado carácter medieval

Moncontour

¿Cómo escapar al encanto de Moncontour? Encaramada en lo alto de una colina y rodeada de murallas, se hace merecedora del título que ostenta: Pequeño Pueblo con Carácter. Es una delicia pasear por sus callejuelas con ese encanto medieval, descubrir su historia marcada por los chuanes monárquicos (personas de la región que se oponían a la Revolución) y los artesanos del tejido, o pasear por su agradable campiña.

Pueblo con un marcado carácter medieval

En la confluencia del río Evron con el riachuelo de l’Etang, Moncontour desempeñó un importante papel militar desde el siglo XII. En aquel entonces era una de las plazas fortificadas del Ducado de Penthièvre. Tras sufrir varios sitios y asaltos, la ciudad se entregó al comercio textil que exportaba a España y las Indias. Pasea por las callejuelas y tómate tu tiempo para admirar los palacetes y las casas que construyeron estos ricos mercaderes. El palacio Clézieux y el palacio de Kerjégu (ahora sede del ayuntamiento) son unos notables ejemplos.

¡Que llegan los chuanes!

Los chuanes, insurgentes promonárquicos, fueron muy activos en esta región y todo ello queda recogido en un museo de verano. No te vayas de Moncontour sin cruzar la puerta de la iglesia de Saint-Mathurin, porque tiene una fachada del siglo XVIII, un curioso campanario del XX… pero la belleza está en el interior y en sus vidrieras del siglo XVI. ¡Entre las más bonitas de Bretaña!

A través de los campos

Colinas, caminos, bosques y landas… la campiña de los alrededores bien vale un paseo. Desde Moncontour, toma el camino que cruza el sotobosque y conduce a la capilla de Notre-Dame-du-Haut. Tras 20 minutos de paseo, las vistas a la ciudad son admirables.

¿Lo sabías?

¡Cuántos castillos!

El castillo de la Touche-Tréby, de Catuelan, de Colombier, de Granges, de Bogar… En el triángulo formado por Moncontour, Hénon y Quéssoy se concentran hasta cinco castillos con sus respectivos jardines.

Visitas imprescindibles

  • La iglesia Saint-Mathurin del siglo XVI
  • Las murallas y torres del siglo XIII, vestigios del castillo
  • Los callejones y callejuelas flanqueados de palacetes de granito o de entramado de madera

Información y reservas

Oficina de Turismo del Cabo de Erquy Val André


Web Oficial de Turismo de Bretaña