© Donatienne Guillaudeau
Concarneau ¡Has llegado a buen puerto!
Ver el vídeo

Concarneau

Es difícil resistirse a la belleza de la pueblo amurallado. En el centro de la parte moderna de Concarneau y rodeado de una de las bahías más bonitas de Bretaña, se halla este pequeño enclave fortificado con caminos de ronda y callejuelas, junto al puerto pesquero y las playas. ¡Bienvenido a la Ville-close de Concarneau!

¡Has llegado a buen puerto!

La ciudad azul

Concarneau es una Pueblo de Arte e Historia con diversas versiones del espectáculo marítimo. Su pasado costero y de plaza fuerte se refleja en sus gruesas murallas del siglo XIV, completadas por Vauban en el siglo XVII. La intensa vida portuaria está grabada en los más de 200 barcos de pesca que animan los muelles y la subasta pública. Las playas de arena fina y el puerto deportivo son lugares ideales para realizar actividades náuticas y de recreo.

Al abrigo del tiempo

El pueblo amurallado (la ville-close) es uno de los lugares más visitados de Bretaña. Por ello, en verano es preferible visitarla por la mañana. Se trata de un islote de 350 m de longitud por 100 m de anchura, que destaca por su atalaya y el cuadrante solar de la entrada. Dos puentecillos abren las puertas de las murallas. La arteria principal es la calle Vauban que está rodeada de casas encantadoras con carteles a tono con la época de la ciudadela. Por los lados nacen calles adoquinadas que se escapan hasta las aberturas que dan al puerto pesquero. Y no te olvides de admirar la bonita fuente de la plaza de Saint-Guénolé.

Puerto, pesca y conservas

Frente a las murallas, descansan amarradas las traineras en una pausa bien merecida, tanto para las que se dedican a la pesca de altura como a las de bajura. Al pasear por los muelles, igual tienes la suerte de asistir a la descarga de la pesca hacia las 22h, a no ser que no seas de los que madrugan y quieras asistir a la subasta, que empieza a las 6h30. Este puerto es un lugar excepcional por ser el primer puerto atunero de Europa y el tercero de Francia de pesca fresca. Para prolongar el trabajo de los pescadores, varias conserveras perpetúan una sabrosa tradición.

Como pez en el agua

Desde el Marinarium, un museo ecológico dedicado a la biodiversidad marina, la cornisa atlántica se convierte en un bonito paseo hasta la playa de Sables Blancs. Y si quieres algo más exótico, desde Concarneau zarpan barcos hacia las míticas islas de Glénan.

¿Lo sabías?

Cómo unir fiesta y solidaridad

El azul era el color de las redes de pescadores. Desde 1905, “Les filets bleus” es una fiesta que empezó por solidaridad con los pescadores cuando los bancos de sardinas desaparecieron. En la actualidad esa fiesta tradicional atrae todos los años a muchos aficionados a finales del mes de agosto.

Visitas imprescindibles

  • El pueblo amurallado: arquitectura defensiva del siglo XV, viviendas antiguas: con entramado de madera, fachadas en piñón…
  • La infraestructura portuaria
  • Los antiguos viveros de peces y el laboratorio de biología marina
  • El Castillo de Kériolet, de los siglos XV y XIX, de estilo neogótico
  • La arquitectura religiosa
  • El Museo de Pesca
  • La Casa del Patrimonio

Información y reservas

Oficina de Turismo de Concarneau


Contáctanos

Ver la página web

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias