© Yannick Derennes
Ven a observar a los grandes delfines Delfines con Gaël en la bahía del Mont-Saint-Michel
¡Experiencia bretona!

Ven a observar a los grandes delfines

Una agradable aldea, una playita con aguas de color turquesa y a lo lejos la silueta impresionante del Mont-Saint-Michel… Es Port-Mer y, en este marco encantador, Gaël, miembro de la asociación Al-Lark, te espera para salir al mar en busca de los grandes delfines. Una experiencia que no podrás olvidar fácilmente.

¡4 horas de navegación por delante!

A poca distancia, nos embarcamos en el Tursiops II y nos lanzamos a las aguas tonificantes de La Mancha. Se nos nota la alegría en la cara. Llevamos los chalecos salvavidas puestos y seguimos las normas de seguridad. Y entonces Gaël empieza a explicarnos que el 70% de las salidas se saldan con la observación de alguno de los 300 delfines que pasan por la bahía. “Tanto si vemos delfines como si no los vemos, espero que paséis unos momentos inolvidables. Aquí hay un montón de curiosidades por descubrir”.

Un tesoro de la biodiversidad

Gaël es muy simpático y nos enseña los sorprendentes arrecifes de panales marinos construidos por gusanos, nos cuenta que las ballenas y las orcas son demasiado grandes para vivir en el espacio de la bahía… Dice que llegó a Cancale con seis años. Ahora con 30 es un apasionado que conoce de memoria el lugar. “Mirad, una bola flotando”. La recoge. ¿Qué será? “Es una ooteca, un contenedor de huevos de caracol de mar, también se le llama ovoteca. En cada cápsula se esconden 10 crías. Solo una sobrevivirá después de haberse comido a sus 9 hermanos”. ¡Qué breve puede ser la vida de un caracol!

Pero, ¿cómo encontraremos a los delfines?

“Hoy vamos a trabajar para la asociación. Hay que observar la bahía en busca de cualquier indicio de aleta”. ¡Descubrir una aleta de 30 cm en una bahía de 550 km2 no es fácil”. Es dos veces la superficie de París. “Los delfines pueden recorrer unos 100 km al día. Esta mañana han sido vistos ante Chausey”. Ponemos rumbo Norte y clavamos los ojos en el horizonte. Gaël nos confiesa que los grandes delfines no son los seres pacíficos que las aventuras de Flipper nos hacen creer”. Solo hay que ver las cicatrices de la aleta dorsal, resultado de unas relaciones sociales tumultuosas. Gracias a ellas los podemos identificar. La misión de nuestra asociación es conocerlos, darles un nombre e identificarlos fotografiando las aletas, localizarlos y comprender mejor sus costumbres”.

¡Aletas a babor!

Aunque es la primera vez que se sube a un barco, Yannick es el primero en ver un grupo de delfines hacia el noreste. Mantenemos las distancias. No hay que molestarles. “Si quieren, los delfines se acercarán al barco”, explica nuestro especialista. La emoción se palpa a bordo. ¡Dos, cuatro, seis aletas surgen del mar! “Será un grupo de unos diez”. De repente, dos delfines saltan por los aires ante nuestras caras boquiabiertas. ¡Qué potencia! Al verlos evolucionar así en total libertad, me prometo no volver a poner los pies en un delfinario. El grupo de cetáceos cambia de rumbo y gira en redondo. ¿Una partida de caza? “Es probable, pero es difícil de saber, incluso tras nueve años de observación”. Los delfines obedecen a códigos y a ritmos que aún son secretos para la lógica humana.

La magia de un encuentro

Hace ya una hora que los vamos siguiendo. De repente, dos hermosos ejemplares de 4 metros pasan junto a nuestra zodiac. El encuentro es furtivo, pero la excitación alcanza niveles máximos. Gaël nos dice que no nos extasiemos de una forma demasiado “sonora”, pero se nos escapan algunos “ohhhs” y “uauus”. Se nos graban en la mente imágenes fabulosas y regresamos al puerto rozando los escollos de la Punta de Grouin donde se detienen cormoranes y otras aves marinas. Ya en la playa, con la sonrisa en los labios, le damos las gracias a Gaël por este fabuloso momento… ¡Un sueño de niños hecho realidad!

 

Precio desde

55 €

por persona

Esta experiencia incluye lo siguiente

  • La salida “Estudio y observación de mamíferos marinos” 4 horas de duración.
  • Lo necesario para la observación a bordo.

Idioma hablado: Inglés

Información adicional

  • Advertencia: No se garantiza la observación de los mamíferos, a pesar de que el 60% de las salidas lo permiten.
  • Las salidas “Estudio y observación de los mamíferos marinos » tienen lugar todos los días de marzo a noviembre, previa reserva y en función de las condiciones meteorológicas.
Web Oficial de Turismo de Bretaña