Vannes

Placeres en plural

Foto 1 Vannes Foto 2 Vannes Foto 3 Vannes Foto 4 Vannes Foto 5 Vannes Foto 6 Vannes

Vannes tiene motivos de acabar en “s” por ser tan múltiple: es la capital de Morbihan, un puerto deportivo, una plaza fortificada, una ciudad medieval, una Ciudad de Arte e Historia… Con muelles bordeados de árboles, casas del siglo XV y las calles que huelen a calidad de vida. ¡Ven a compartir esta atmósfera!

El golfo es su joyero

La ciudad romana de Darioritum se convirtió en Vannes (en bretón, Gwened: la blanca) con la llegada de los celtas. Con el golfo de Morbihan como telón de fondo y protegida por sus murallas, la ciudad vivió largos periodos de prosperidad gracias al comercio portuario, al poder religioso y al poder político. Todo ello queda plasmado en las casas medievales de entramado de madera y palacetes. Este rico patrimonio conforma el marco de vida de unos habitantes satisfechos y un lugar magnífico para visitantes hambrientos de novedades.

Callejear a tu aire

La plaza Gambetta, situada frente al puerto y orientada al Sur, tiene aires de localidad costera. Aprovecha para hacer un alto en una terraza antes de entrar en el casco antiguo por la puerta de Saint-Vincent. Al cruzar el pórtico, aparece una calle bordeada de edificios del siglo XVII. Alrededor de la plaza des Lices, donde se desarrollaban los torneos en la Edad Media, los palacetes se codean con casas medievales de entramado de madera. Las fachadas se iluminan de colores que marcan un ritmo alegre al alineamiento de los edificios. Más allá de la catedral y de la Cohue, la calle Saint-Gwénaël ofrece un florilegio de celosías y voladizos que se declinan hasta la Puerta Prison: el acceso al pintoresco barrio de Saint-Patern.

Un decorado propio de Vannes

Desde la Puerta Prison se accede al paseo de la Garenne, que bordea las murallas del siglo XIII. Torres y puertas se suceden en armonía por encima del nivel de los jardines de estilo francés. Anexos a las fortificaciones, los lavaderos cubiertos de pizarra asoman al río Marle.

De Nemo a los capitanes alados

Fuera de las murallas, la ciudad se convierte en naturaleza: el paseo de la Rabine se convierte en avenidas arboladas junto a los pontones. La orilla conduce al Acuario Oceanográfico y al Jardín de las Mariposas. Entre los primos de Nemo o en medio de mariposas capitanes pasarás unos momentos fuera de lo común. Deja que la curiosidad te conduzca hasta la península de Conleau. Te recompensará una fantástica vista al golfo en un lugar con garra donde se cruzan varias generaciones de marineros.

¿Lo sabías?

¿Dónde encontrar a Vannes y a su esposa?

En la esquina de la calle Rogue con la calle Noé, te saludan dos figuras joviales. Están esculpidas en piedra y representan al dueño y la dueña de esta casa del siglo XVI. Se han convertido en un emblema de Vannes.

fans de Bretagne

Venga a compartir sus mejores fotos de Bretaña y cumplir con todos los fans de Bretaña en todo el mundo.

www.fans-de-bretana.com

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter