© Emmanuel Berthier
Saint‑Cado y la ría de Etel Una escapada entre tierra y mar
Ver el vídeo

Saint‑Cado y la ría de Etel

La ría de Etel que desemboca en un golfo alimentado por varios cursos de agua y su pintoresco islote de Saint-Cado forman uno de los lugares más bonitos de la zona. Entre Lorient y Vannes, los parques ostrícolas, las penínsulas y las marismas ofrecen en este mar interior de 22 km2 imágenes de una belleza insólita.

Una escapada entre tierra y mar

La ría de Etel es un valle fluvial invadido por el mar que forma una bahía protegida repleta de islotes. En la desembocadura, la “barrera de Etel”, un banco de arenas móviles, cierra la bahía. Si visitas esta zona quedarás encantado con la variedad de paisajes: marismas, parques ostrícolas, dunas, playas salvajes, ensenadas con encanto donde descansan barcos de todos los colores. En este lugar las vistas cambian continuamente en función de la luz y la marea. Una imagen a la que es difícil no sucumbir.

Hmmm, ostras…

A pie, en bici de montaña o a caballo va desvelándose la increíble fauna y flora de la ría. Los habitantes del cielo como garzas, cormoranes, ostreros… se complementan con los de la ría (mejillones, almejas, berberechos y caracoles). No puedes irte sin probar la ostra del río Etel, el orgullo de la zona.

De un lado a otro del puente

Esta encantadora aldea construida en una isla de Saint-Cado en el centro del río y unida a la tierra con un puente, es un alto imprescindible. Ven a ver sus casitas de pescadores y la bonita capilla romana abierta todos los días en verano. Cuando se pone el sol, los colores de este pueblecito son impactantes.

Folclore y gaitas

El pueblo de Etel fue durante un tiempo el primer puerto atunero de la costa Atlántica y cada verano rememora su glorioso pasado al son de gaitas y bombardas durante la fiesta del atún. ¡No te la pierdas!

¿Lo sabías?

Un puente diabólico

Cuenta la leyenda que el puente que une Saint-Cado con tierra firme es obra del diablo y que este exigió la propiedad del alma de la primera criatura que lo cruzara. Saint-Cado fue muy listo y soltó un gato para que fuera el primero en cruzarlo.

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias