© Olivier Marie
Las ostras Moluscos crudos bretones de excepción

Las ostras

Tanto al norte como al sur, Bretaña es una tierra particularmente propicia para la cría de ostras, reputadas por su calidad excepcional. Finas, especiales, cóncavas o planas, todas tienen un potente sabor a yodo. La ostra es un producto natural rico en nutrientes esenciales, una fuente saludable y completa de beneficios para el organismo.

hutres-cancale-emmanuel-berthier.jpg

¿Cuándo saborearlas?

Lechosas o no, es cuestión de gusto. ¿Meses de consumo con «R»? Lo explicamos brevemente: de mayo a agosto, durante el período de reproducción, las ostras producen una especie de leche que no le resta su sabor ni sus cualidades nutricionales. Para evitar este fenómeno natural y permitir la degustación de ostras no lechosas durante todo el año, algunos productores de ostras cultivan ostras estériles (triploides). Conclusión: ¡en Bretaña comemos ostras todo el año!

¿Cómo prepararlas?

Cruda, sazonada con un chorro de zumo de limón, una pizca de pimienta recién molida o una salsa de chalotas y vinagre de vino, la ostra exuda todos sus sabores. Comprueba siempre que la ostra esté viva antes de comerla. Para ello, hay que pincharla con la punta de un cuchillo o tenedor. Debe retraerse. ¿Para acompañarla? ¡Un buen pan y mantequilla semisalada! También se pueden consumir calientes, gratinadas, al vapor o a la brasa. Lo ideal es no cocinarlas más de cinco minutos.

Nuestra selección de restaurantes

  • En Cancale, el Atelier de l’huître es el refugio de los aficionados: cóncavas, planas y Pieds de cheval, todas acompañadas con una copa de vino blanco seco.
  • En Penvins, en la punta de Penvins, Alban y Ralph, dos hermanos apasionados por la cultura gastronómica ofrecen ostras en su terraza animada frente al mar.
  • Nos embarcamos en un velero de Bretaña y soltamos las amarras para degustar, a lo largo de la costa de Cancale, algunas especialidades de la casa de la cocina corsaria, incluyendo las ostras con pimientos de Roellinger.

¿Dónde degustarlas en los productores?

  • En Saint Philibert, en la península de Rhuys, ven y siéntate en la terraza de la Perle de Quéhan con vistas a la cala del mismo nombre para degustar las ostras planas y cóncavas de Jeff Quintin.
  • En el corazón de Les Abers, la familia Madec (criadores de ostras desde hace más de un siglo) abre cada verano un restaurante de degustación: «Prat Ar Coum».
  • Al final del puerto de Cancale, bajo el faro de la Houle, es posible comprar ostras directamente en los parques de los productores y degustarlas allí mismo. Un lugar único en Francia abierto todo el año.

¿Dónde comprarlas?

¡En todos los mercados bretones, los criadores de ostras proponen un paseo gourmet! Desde Cancale hasta Rhuys pasando por Les Abers. No dudes en degustar distintas variedades de ostras. ¡Encontrarás gustos diferentes! Si te gustan las grandes y carnosas, elige calibres de 0 a 2: cuanto más pequeño es el número, más grande es la ostra (hasta 5 para las cóncavas y 6 para las planas).

¿Quieres llevarte una cesta a París? No hay problema: podrás almacenarlas durante un máximo de 8 días en una habitación fresca (la temperatura debe estar entre 5 y 15 °C) o en la parte inferior de la nevera, con el lado curvo hacia abajo.

¿Lo sabías?

La fiesta de las ostras

Cada año, a principios de septiembre, Paimpol homenajea a las ostras con una gran fiesta donde el molusco es el centro de atención: colocación en cestas, separación (détroquage), demostraciones de materiales, concurso de giro de poches (sacos de maya de plástico), concurso de descamado… Un evento ineludible en la provincia de Côtes d’Armor.

También te gustará

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias