¿Qué hacer cuando llueve en Bretaña?

1. Una inmersión en el mundo de los marineros

En el Port-Musée de Douarnenez, embarque inmediato para un viaje a través de los continentes, para descubrir los barcos que han surcado los mares del mundo. Incluso puedes visitar cuatro de ellos de cabo a rabo, ¡desde la bodega hasta la cubierta! En la Cité de la Pêche Haliotika, en Guilvinec, sube a bordo del Bara Breizh, un arrastrero reconstruido, y sumérgete en la vida diaria de los pescadores. Visita la lonja, participa en la búsqueda del tesoro y asiste al regreso a puerto de los barcos… ¡todo un espectáculo! En el Pôle Course au Large de Lorient, en la Cité de la Voile Eric-Tabarly, sé por un día un patrón de la Vendée Globe, la «Fórmula 1» de los mares. Películas en 4D, maniobras, simulador de navegación virtual: ¡como si estuvieras a bordo!


2. Un viaje por el espacio

¡Todos en órbita! Descubre los misterios del espacio en el Planetario de Bretaña, en Pleumeur-Bodou. Bajo la cúpula de 360°, viaja en inmersión total para descubrir los extraordinarios paisajes del sistema solar, las galaxias, las constelaciones… Aprovecha además para visitar la cercana Cité des Télécoms. Los planetas girando alrededor del sol, las misiones Apolo a la Luna y la historia del telescopio Hubble también figuran en el programa del Planetario de Rennes, en el corazón del Espace des Sciences. Cada sesión se realiza en directo y los animadores responden a todas las preguntas en directo. Una experiencia astronómica altamente inmersiva. 


3. Amor por los animales

Admirar un baile de medusas, buscar a Nemo entre los peces tropicales o enfrentarse al tiburón sin miedo… en el parque Océanopolis de Brest o en el Acuario de Saint-Malo. Una auténtica inmersión de buceo… ¡sin mojarse! Si lo prefieres, puedes visitar el Haras National d’Hennebont y aplaudir a rabiar a los caballos y los acróbatas del fantástico espectáculo ecuestre. ¿Dónde estás, lobo? Al pie de los Montes de Arrée, en Le Cloître-Saint-Thégonnec, donde se puede visitar un museo enteramente dedicado a él. Y, si lo tuyo son los bichos, te encantará ver a la reina y sus obreras, la hormiga bulldog, la tejedora y el insecto palo en plena faena, en el Musée de la Abeille vivante et la Cité des Fourmis, en Le Faouët.

4. Enigmas resueltos en tiempo récord

¿Te cuesta motivar a tu hijo adolescente? Proponle resolver un enigma en 60 minutos en un juego de escape que también le permitirá conocer mejor la historia bretona. Por ejemplo, revivir la liberación de Saint-Malo en 1944 en Breizh Escape o ayudar a Benjamín Franklin a firmar el tratado de alianza con Estados Unidos en Enigmes Breizh, en Auray… Cuenta de 3 a 4 horas para orientarse en los 1200 m² de laberintos de Enigmaparc, un parque de ocio 100 % cubierto cerca de Rennes. En el Auberge des Voyajoueurs, en la reserva natural regional de las Landes de Monteneuf, las familias tienen a su disposición casi 800 juegos de todo el mundo. ¡Y con animadores que explican las reglas!


5. Experimentos científicos y lúdicos

¿A tus hijos les gusta la ciencia? En el espacio «70.8» de Les Ateliers des Capucins, en Brest, podrán utilizar ojos, manos, oídos y pies para explorar las innovaciones marítimas: biotecnología, energías renovables, dispositivos de exploración de los fondos marinos… ¡Una manera única de descubrir el planeta azul! Presentar un telediario, realizar una videollamada, descubrir los fundamentos de la codificación, modelar un objeto en 3D: en la Cité des Télécoms de Pleumeur-Bodou a tus nativos digitales les encantará descubrir, con un montón de juegos, los bastidores del mundo digital. Y en el Laboratoire de Merlin, en el Espace des Sciences de Rennes, ¡una treintena de divertidos experimentos sobre matemáticas, óptica y mecánica esperan a los ingenieros en ciernes!

También te gustará

Web Oficial de Turismo de Bretaña