© Yvon Boelle
Respirar aire puro en el lago de Guerlédan El lago más grande de la Bretaña interior, un lugar de ocio sin límites

Respirar aire puro en el lago de Guerlédan

Guerlédan es una región de aguas, de bosques y de pastos con paisajes ondulados tonificantes y apacibles por igual. Este remanso de paz para quienes buscan tranquilidad y lugar ideal para realizar actividades náuticas y en plena naturaleza, es un entorno perfecto para que toda la familia respire aire puro y recargue baterías.

Mucho más que el lago más grande de Bretaña,

Guerlédan, escondido en el corazón de un amplio bosque, es el lago más grande de la Bretaña interior con 400 ha. Este espejo de agua embelesa a los pescadores, a los amantes de las actividades náuticas y pedestres así como a los adictos al descanso total en la playa. Podrás recorrer las gargantas de Daoulas y los impresionantes acantilados tallados por el río Blavet, debido a su cercanía. Las landas de Liscuis, situadas en una cima, te sorprenderán por su belleza salvaje y misteriosa, pero también por sus sepulturas megalíticas. Otro lugar que no puedes perderte es la abadía cisterciense de Bon Repos, fundada en el siglo XII y que, tras un largo abandono, alberga hoy en día exposiciones de arte contemporáneo. En los alrededores, el bosque de Quénécan, paraje natural de 3000 ha, cobija una fauna y una flora típicas del sotobosque. Otra lugar digno de visitar es la aldea de Forges-des-Salles, uno de los centros metalúrgicos más antiguos de Bretaña. La escuela, la oficina de pagos, el comedor, la carpintería… nada ha cambiado de lugar desde que cesó la actividad en 1880.

Numerosas actividades para relajarse y quemar energías

En Guerlédan, los caminos señalizados surcan una naturaleza genuina con paisajes bucólicos y de suaves relieves. Necesitarás dos jornadas completas para dar la vuelta al lago. ¿Te gusta la adrenalina? ¡Desciende a toda velocidad por los toboganes de Glissières de Glomel en canoa! En este lugar los ciclistas de montaña se sentirán en el paraíso. La estación BTT cuenta con 300 km de senderos señalizados, del verde al negro en función del nivel de dificultad. Podrás pedalear también por los caminos de sirga del canal de Nantes a Brest o por un tramo de la Vélodyssée. Los ciclistas avezados podrán enfrentarse al desafío del recorrido Jean Robic y a sus 155 km. En los bosques o en las orillas de los lagos, podrás recorrer múltiples caminos ecuestres señalizados.

Web Oficial de Turismo de Bretaña