© Emmanuel Berthier
El Canal de Nantes a Brest Descubre el encanto de la Bretaña interior siguiendo el curso de sus ríos

El Canal de Nantes a Brest

El canal de Nantes a Brest surca el centro de Bretaña, desde la ciudad ducal hasta el emblemático puerto bretón. De una esclusa a otra, atravesando un entorno natural protegido, este itinerario te llevará a descubrir Pequeños Pueblos con Carácter o pintorescos castillos. ¡Ideal para hacer un recorrido en familia!

De Nantes a Brest, disfruta de un remanso de paz ideal para las actividades al aire libre

Nada menos que 236 esclusas marcan el paso de las pequeñas embarcaciones por este sendero de agua que se extiende a lo largo de 360 km. Guiadas por maravillas de la tecnología, las aguas fluviales serpentean entre los hermosos valles bretones: desde el valle del Erdre hasta el del Aulne, pasando por el del Vilaine, del Oust y del Blavet. El canal atraviesa pueblos llenos de encanto (Malestroit, Rohan…) y bordea abadías seculares, como la de Bon-repos, y fortalezas medievales, como Josselin. Los más deportistas podrán recorrer el sinuoso circuito en una semana. Los demás podrán tomárselo con más calma, haciendo las paradas que les apetezca en los numerosos hoteles, alojamientos rurales y casas de huéspedes que se encuentran en el recorrido.

Naturaleza y descubrimientos en el Blavet

Esta rama del canal de Nantes à Brest, el bonito río Blavet, tiene su origen en tierras de Morbihan, cerca de Pontivy, y transcurre en meandros hasta la ensenada de Lorient. Constituye un auténtico paraíso para los pescadores de caña, que se reúnen sobre todo en Saint-Nicolas-des-Eaux. A la sombra de robles centenarios y pinos marítimos, podrás contemplar las numerosas especies de aves que habitan sus orillas. Lo has adivinado: en este verde valle, predominan los espacios naturales protegidos. A lo largo de tus paseos, descubrirás capillas, calvarios ricamente decorados y casas solariegas bien conservadas.

Del canal de la Mancha al océano: un hermoso sendero que conecta Saint-Malo con el Atlántico

Una tranquila vía navegable recorre los 220 km que separan los puertos de Dinan y de Arzal, adoptando sucesivamente la forma de estuario, canal y río. Del canal de la Mancha al Atlántico, este antiguo enlace económico vital se ha convertido, hoy en día, en una apuesta segura para las excursiones. Por sus caminos de sirga, los ciclistas y caminantes disfrutan de la tranquilidad de un recorrido que les conduce a través de pueblos preciosos, como Saint-Suliac y Léhon, y antiguas fortalezas medievales en Dinan o Rieux, hasta llegar a los puertos de destacados pueblos, como La Roche-Bernard. Asimismo, las escaleras de esclusas de Hédé, el valle de Corbinières y los altos acantilados de esquisto dotan de relieve a este soberbio paisaje.

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias