© Emmanuel Berthier
Paseos por las marismas bretonas La majestuosa Gran Brière y las apacibles marismas de Redon

Paseos por las marismas bretonas

De las murallas de Guérande a las inmediaciones de Saint-Nazaire, el Parque Regional de Brière es un espacio protegido único, en el que el hombre convive en total armonía con una naturaleza preservada. Lo mismo sucede con las marismas de Redon, por donde serpentea el río Vilaine.

De las murallas de Guérande a las colinas de Béganne

A la madrugada o al atardecer, ven a observar la luz rasante, explorar los canales en chalana, pedalear de una pintoresca aldea de casas de chamizo a otra. Los amantes de la ornitología disfrutarán con las numerosas especies que se refugian en las marismas. ¡No dejes de visitar el pueblo de Kerhinet, la isla de Fedrun o el campanario de Saint-Lyphard! Las salinas de Guérande, tan cercanas como mágicas, se presentan como un calidoscopio plateado que solo se ve interrumpido por el vuelo de una garza o el gesto experto del paludier (salinero) que recolecta el oro blanco de la región de Guérande: la flor de sal. En cuanto a al pueblo medieval de Guérande, se parece mucho a la Carcasona del Norte.

En la confluencia del Oust y el Vilaine, el entorno de las marismas de Redon es totalmente diferente. Aquí, las laderas escarpadas dominan los ríos y sus marismas se extienden por valles abiertos hasta perderse en el horizonte. Estos paisajes entre tierra y agua ofrecen hermosas vistas de una naturaleza preservada. Salpicando los numerosos senderos señalizados, nos encontramos con pueblos, capillas o pequeños monumentos. No te pierdas las colinas de Béganne y de Rieux con sus preciosas vistas sobre el río Vilaine. Las 500 ha de las marismas de Gannedel constituyen el refugio de muchas aves, y en las marismas de Glénac, clasificada como «Gran paraje natural» en el bajo valle del Oust, podrás disfrutar de un hermoso paseo en canoa.

Placenteros y fáciles paseos 

La gran ventaja de la zona de marismas es su inexistente desnivel que te permitirán realizar recorridos largos. En Brière, gracias a la gran cantidad de vías ciclistas, podrás adentrarte fácilmente en las marismas. Más al norte, el pueblo de La Roche-Bernard y sus alrededores es una zona famosa entre los practicantes de BTT. Los veinte senderos señalizados te permitirán elegir entre Litoral, bosque o pastizales. En total, son más de 550 km de itinerarios adaptados a todos los niveles de práctica. Si eres un aficionado a los paseos en canoa o en kayak, ¡tu destino es la îles aux pies! Siguiendo el curso del agua, disfrutarás de paisajes impresionantes: acantilados rocosos que caen en picado en el río Oust, pinos marítimos, aulagas y helechos… En cambio, los caminantes se deleitarán con vistas panorámicas tomando un poco de altura por las colinas de Béganne.

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias