La bahía del Mont Saint-Michel

Todo es belleza en el horizonte

Foto 1 La bahía del Mont Saint-Michel Foto 2 La bahía del Mont Saint-Michel Foto 3 La bahía del Mont Saint-Michel Foto 4 La bahía del Mont Saint-Michel Foto 5 La bahía del Mont Saint-Michel Foto 6 La bahía del Mont Saint-Michel Foto 7 La bahía del Mont Saint-Michel

Allí donde se pose la vista puedes estar seguro de que la bahía del Mont Saint-Michel es una maravilla: las arenas, la vegetación, el mar y el cielo comparten el horizonte. La luz juega con los elementos en un paisaje mutante donde se reflejan el Monte Saint-Michel y las alineaciones de mejillones bouchots.

Un enclave emblemático

«El río Couesnon, en su locura, emplazó el Mont Saint-Michel en Normandía», pero eso no impide que la bahía esté en Bretaña. Este lugar excepcional se halla en la puerta norte de la región y ha sido clasificado patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco. Varios fenómenos admirables han quedado reconocidos así: un paisaje marítimo excepcional, mareas que baten el record de Francia con 14 m de amplitud, un patchwork de pólders, alineaciones de mejillones y mariscos y una joya arquitectónica mítica que se refleja sobre la inmensidad yodada.

En el corazón de la naturaleza

En medio de la bahía del Mont Saint-Michel, Vivier-sur-Mer está amarrada a una costa que se despliega voluptuosamente de Normandía hasta Cancale (en Bretaña). El litoral con sus grandes playas al Oeste se vuelve más salvaje a medida que se acerca a la punta del Grouin. Esta sucesión de arena, grava esponjosa, hierba atlántica donde pacen las ovejas, procura agradables paseos y magníficas vistas.

Cuando los mejillones crecen en «árboles»

Como centinelas en mitad de los campos de arena, alineaciones de 110 estacas avanzan en longitudes de 100 metros. En esos kilómetros de pilones se crían los mejillones de bouchot en forma de racimo. Con esta técnica introducida en 1954 y gracias a un medio particularmente propicio, Vivier se ha convertido en el primer puerto mitilícola de Francia. Para conocer más a fondo la actividad de estos pescadores-criadores y los secretos de este lugar mágico, la Casa de la Bahía dispone de una exposición permanente y salidas a pie o a bordo del Mytili-móvil (los curiosos barcos con ruedas que se desplazan entre las estacas). Es una ocasión magnífica para cambiar de horizontes o vivir de cerca el mascaret: la ola sorprendente que se crea en la superficie del agua durante las grandes mareas.

¿Lo sabías?

¿A qué hora cambia la marea?

No se aconseja adentrarse solo por la bahía porque cuando la marea sube, el agua avanza a la velocidad de un hombre caminando a buen ritmo y las corrientes podrían rodearte.

fans de Bretagne

Venga a compartir sus mejores fotos de Bretaña y cumplir con todos los fans de Bretaña en todo el mundo.

www.fans-de-bretana.com

Newsletter

Sigue conectado con Bretaña suscribiéndote a nuestra newsletter