© Yannick Le Gal
Lorient La ciudad de los cinco puertos
Ver el vídeo

Lorient

Ciudad joven, fundada en el siglo XVII, Lorient cuenta con muchos vestigios de la historia mundial en su patrimonio y sus paisajes. Sus casas, playas y muelles nos cuentan la conquista de las Indias, la pesca de altura, la Segunda Guerra Mundial, el desarrollo de la regata en alta mar o el orgullo recuperado por las naciones celtas.

La ciudad de los cinco puertos

Mirando hacia Oriente

Al final del puerto, en Port-Louis, la Compañía de la Indias orientales se instaló en 1664. El lugar alcanzó rápidamente la otra ribera del Scorff. En estos nuevos astilleros nace el navío Soleil d’Orient, apodado L’Orient. ¡Así encontró su nombre la nueva ciudad! El panorama sobre la ciudadela de Port-Louis, el recinto del puerto con la torre del Descubrimiento y el hotel des Ventes Gabriel evocan un pasado próspero, con los colores de la seda y las especias.

¡A pescar colores y sonidos!

Siguiendo la evolución de las actividades de Lorient, se construyeron puertos de tipo militar, comercial en Kergroise y de pesca en Kéroman. Este último es el 2º puerto pesquero de Francia. En sus muelles y en la lonja, cada mañana se despierta un verdadero espectáculo, en el que se mezclan barcos, hombres y máquinas. Increíblemente frescos, tanto el pescado como el marisco se llevan directamente a la lonja de Merville.

Inmersión en la historia del siglo XX

Kéroman, como toda la ciudad de Lorient, ha sido maltratada por la historia. El ejército alemán estableció allí una base submarina entre 1941 y 1943. Hoy en día, estos bloques de hormigón se asoman pacíficamente. En ellos se alberga un museo dedicado a los sumergibles y al submarino Flore, que se puede visitar. En el centro de la ciudad, se ha reabierto un refugio contra las bombas para recordar la particular vida de esa época. En las calles, las casas de estilo Art Déco de la década de 1930, que sobrevivieron a los bombardeos, se codean con construcciones de la postguerra, de estética moderna.

Navega en la Cité de la Voile Eric Tabarly
Para cambiar de rumbo, la base submarina ha descubierto una nueva vocación: es el lugar de amarre de un centro de regatas de alta mar. Su buque almirante es la Cité de la voile Eric Tabarly. Esta nave de cristal y metal embarca a los visitantes en el universo de la náutica mediante talleres lúdicos e interactivos. A sus pies, cerca de unas agradables terrazas, se encuentran los famosos Pen Duick de Eric Tabarly, que te invitan a viajar.

¡El Festival Intercéltico confiere a la ciudad un acento celta!

Lorient es activa, pero también festiva. Alrededor del puerto deportivo y del puerto de pasajeros, una marea humana celebra todos los años las naciones celtas. Con “brassant kilts”, “binious”, violines irlandeses y gaitas gallegas, el Festival Intercéltico celebra una cultura muy viva. Tras el gran desfile inaugurado por la “bagad” de Lann-Bihoué, venido del pueblo vecino, se suceden conciertos, “fest-noz” y gigantescas comidas en un ambiente animado y acogedor.

Entre las olas y las suaves playas

Para reponerse de las emociones de la ciudad, el litoral se extiende hasta el estuario del Laïta. Frente a este pequeño mar interior formado por el puerto, Larmor-Plage apunta aires de riviera bretona. A lo largo de los chalets, el paseo costero se extiende hacia el oeste, con la isla de Groix en el horizonte. Frente al océano, se suceden las playas y los fondeaderos. Lomener ofrece una agradable pausa antes de llegar al Fort-Bloqué y su fortín del siglo XVIII, al que se puede acceder con marea baja. A continuación se pueden visitar las playas de Guidel, que reúnen a surfistas de todos los niveles. Entre Finistère y Morbihan, el Bas-Pouldu desvela un entorno cambiante, donde las orillas boscosas, los bancos de arena y el río hacen frente a las mareas del Atlántico. ¡Descúbrelo con los pies en el agua y la cara al viento!

¿Lo sabía?

Minicruceros muy asequibles

¿Te apetece ver la rada con otro punto de vista? ¡Hazte a la mar! Unos barcos-buses enlazan Lorient, Port-Louis, Gâvres y Riantec. Para subrayar hasta qué punto el mar influye en la vida de Lorient, estos transbordadores forman parte de la red de autobuses urbanos.

Prepara tu estancia

¿Cómo llegar / desplazarse?

¿Cómo llegar a Lorient?

Hay servicios regulares al aeropuerto de Lorient. Por ejemplo, se puede volar desde Madrid en unas 5 h y desde Barcelona en unas 4 h, haciendo conexión en París. En coche, toma la RN165 después de Vannes por autovía gratuita. El trayecto de Lorient a Barcelona es de unas 11 h, mientras que a Madrid es de unas 12 h.Calcula 3 h desde París-Montparnasse en TGV (Tren de Alta Velocidad), con una frecuencia de 11 trayectos diarios.Con los autocares Isilines, Flixbus o Ouibus, podrás llegar a Lorient desde numerosas ciudades de Francia.

¿Cómo desplazarse por la ciudad y la región?

La estación se encuentra en el centro de Lorient, por lo que podrás visitarla a pie sin problemas. También podrás descubrirla en bici, gracias a la red de bicicletas compartidas Vélo An Oriant desde un euro. La red de autobuses de Lorient conecta todo el núcleo urbano hasta las playas del sur de Bretaña, e incluye el «barco-bus» con enlaces a Locmiquélic, Larmor-Plage, Port-Louis y Gâvres. Si tu destino son las islas bretonas de Groix, Houat, Hoëdic y Belle-Ile-en-Mer, dirígete a la estación marítima de Lorient.

Web Oficial de Turismo de Bretaña