© Yves Quéré

5 ideas para una estancia relax en Bretaña

Delicias gastronómicas, relax junto a la chimenea... ¿qué más se puede pedir?

¿Te apetece una escapada de fin de semana? Te presentamos los mejores niditos bretones para recibir el otoño. 5 acogedoras casas de huéspedes para acurrucarse bajo el edredón y disfrutar. ¡Un verdadero interludio encantado!

De un vistazo

1. Entre la naturaleza y el océano, en el sur del Morbihan

Domaine du Kelenn, en Caden

Un nidito de amor con chimenea. Junto a la enorme chimenea, el lugar perfecto para leer, recargar pilas después de un paseo por la playa, por el bosque o por uno de los pueblos más bonitos de Francia, Rochefort-en-Terre, a solo 8 minutos. Y, la guinda del pastel, dejarse tentar por un maravilloso masaje profesional… ¿no te parece? Cocina elaborada con productos frescos y locales. Consejo: en Rochefort-en-Terre aprovecha para deleitar tu paladar en la Maison Cachée. Decoración totalmente renovada y una cocina de gran calidad: ¡no te lo pierdas!

Domaine du Kelenn

Comidas, cenas: 


2. Momentos zen en la costa norte

La Brise, en Roscoff

Es lo primero que vemos al entrar en la ciudad corsaria del norte de Finisterre por el centro. A solo 4 minutos a pie de la playa y del balneario, La Brise destaca por su arquitectura: ¡una villa arrebatadora! Dentro te encontrarás con un universo que acabará por enamorarte: el compromiso ecológico de Juliette, su amable acogida, los deliciosos sabores del desayuno y la magnífica decoración del establecimiento. Luego, nada como una excursión a la cercana isla de Batz y comer en el restaurante Bricoles, con magníficas vistas del puerto. ¡Todo lo necesario para alegrar el otoño!

La Brise

Comidas, cenas:


3. Chic y elegancia cerca de Quimper

La Belle Epoque, en Kerlaz

¡Escapa del ajetreo diario y relájate en La Belle Epoque! Disfruta del océano o de un paseo por la bahía de Douarnenez, relájate en uno de los cómodos sillones del establecimiento y deleita tu paladar con el sabroso desayuno elaborado con productos locales. También puedes optar por un masaje o una clase de yoga. O visitar Quimper, a solo 20 minutos: en la rue Saint-Mathieu encontrarás la magnífica galería de arte Art Motion Gallery y las mejores crepes de la ciudad o de los alrededores. Para tomar una copa, un té o cenar, te recomendamos L’Officine o el Nous Restaurant.

La Belle Epoque

Comidas, cenas en Quimper:

 

4. Un remanso de paz en el corazón de la ciudad portuaria

M la Madeleine en Redon

A 70 km al sur de Rennes, el puerto fluvial de Redon invita a relajarse y dejarse fluir. Deja tus maletas en M la Madeleine, cerca del centro de la ciudad y del camino de sirga que bordea el canal. En esta encantadora casa de huéspedes del siglo XIX, el ático alberga magníficas habitaciones con decoración contemporánea. Al llegar el otoño, todo el mundo se acurruca junto a la chimenea y disfruta de las preciosas luces otoñales sobre la ciudad, mientras saborea unas deliciosas castañas, especialidad local. Para un brunch o cenar, nada como Le Revienz’y: servicio agradable, entorno impecable, comida deliciosa… ¡A disfrutar!

M la Madeleine

Comidas, cenas, brunch:


5. Sentirse como en casa en la costa de Granito Rosa

Le Manoir des Petites Bretonnes, en Saint-Quay-Perros

Disfruta de este remanso de paz en el corazón de una amplia finca. Un lugar cálido y acogedor donde te sentirás como en casa. Le Manoir des Petites Bretonnes, cerca de Perros-Guirec, te espera con sus 9 acogedoras casas rurales y dúplex cosy. Junto al mar, un precioso rincón de la campiña bretona: bonitas casas, desayunos deliciosos y naturaleza a raudales. Te esperamos con productos frescos y locales, consejos de excursiones y algunas ideas para pasar momentos inolvidables.

Le Manoir des Petites Bretonnes

Salir en Trébeurden:

También te gustará

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Cerrar