© PIRIOU Jacqueline
Una noche en el canal 7 lugares originales para disfrutar con los pies en el agua

Una noche en el canal

¿Necesitas descansar… lejos de la ciudad? ¡Atrévete a dormir en los canales bretones! Déjate acunar por el vaivén de las olas y el murmullo del viento. ¡Una auténtica experiencia en plena naturaleza para gozar en total libertad!

Espíritu familiar y dolce far niente con los pies en el agua

Amarok

Amarrado en las aguas de Redon, el Amarok ofrece estancias itinerantes a medida por los canales de Nantes a Brest. ¿Te gusta la naturaleza, la lectura, la fotografía o el patrimonio? Ahora puedes subir a bordo y visitar La Gacilly, La Roche-Bernard, Josselin… ¡cuando quieras y a tu ritmo que! Los más deportistas podrán practicar arborismo y las distintas actividades propuestas en el club náutico con piscina exterior. ¿A qué esperas para subir a bordo del Amarok? ¡Recarga pilas, relájate y disfruta!


Ambiente retro en el Blavet

Aventure fluviale

Ven y vive la experiencia de alojarte en una barcaza como las que antiguamente recorrían los canales de Bretaña. Amarrada cerca de la Boutique de l’écluse, en Saint-Nicolas-des-Eaux, esta embarcación dispone de cuatro camas. Podrás navegar tranquilo y sin permiso, o permanecer en muelle y disfrutar de una noche inusual. La Boutique de l’Écluse, antigua casa de la esclusa renovada, cuenta con una exquisita tienda de comestibles y ofrece la posibilidad de alquilar barcas y bicicletas eléctricas.

 

Aventure fluviale


Una barca todo confort

Péniche Armor

En 1912, el Armor fue el primer barco de hierro autopropulsado que navegó por aguas bretonas. Tras un siglo de arduo trabajo, aquí está renovado a modo de casa rural insólita (80 m²). Amarrado en el canal de Ille-et-Rance, a diez minutos a pie del pueblo de Chevaigné, el Armor ofrece todo el confort moderno. Tres cabinas dobles, dos baños, un bar-cocina grande, un mini home cinema… Y una acogedora terraza ideal para almorzar o tomar el sol. Y, después de una merecida siesta, si te apetece puedes ir a divertirte a la bolera, que está a solo 100 m.

 

Péniche Armor


Sueño púrpura

Péniche Orphée

Abándonate en brazos de Orfeo… acurrucado en el interior de esta barcaza púrpura, completamente renovada, deja fluir tu imaginación por las aguas del canal… Decorada con muebles modernos, esta casa flotante tiene cuatro estancias muy acogedoras con capacidad para hasta seis personas. Anne-Marie estará encantada de aconsejarte las rutas de senderismo más bellas de la zona. Y a solo 10 km en bici tienes Josselin y su espléndida fortaleza medieval.

 

Péniche Orphée


Barco, bici y kayak

Îlle flottante - Hédé

La toue cabanée era una barcaza tradicional del Loira que se utilizaba para pescar y transportar mercancías. Acondicionado con una pequeña cabaña, permitía pernoctar. Personalizado con un saliente que permite estar fuera con cualquier tiempo, este alojamiento insólito es lo suficientemente grande como para jugar a Robinson Crusoe con dos niños. Disfruta del desayuno en la terraza, frente al magnífico enclave de las once esclusas de Hédé-Bazouges… Además, podrás utilizar gratuitamente dos bicicletas para adultos y un kayak para subir por el canal hacia Dinan y el valle del Rance.


La casa sobre el agua

Ti War An Dour - casa rural flotante

Amarrados en un estanque contiguo al canal Nantes-Brest, cerca de Josselin, las casas rurales flotantes Ti War An Dour (casa sobre el agua en bretón), prometen dulces sueños. Ofrecen dos dormitorios, uno de ellos tipo suite, una bonita terraza y un gran ventanal para disfrutar del panorama tomando un aperitivo con conexión Wi-Fi. ¡El lugar perfecto para pescar cerca de Josselin! Ideal para explorar el canal Nantes-Brest en barco o en bicicleta eléctrica (alquiler justo al lado).

 

Ti War An Dour – gîte flottant


Naturaleza y decoración campestre

Osmonde & Canotage

En plena campiña de Québriac encontramos a Asiaq, la colorida barcaza que Jean-Luc y Valérie han acondicionado en casa rural con capacidad para dos personas con una decoración bohemia e inspirada en la naturaleza, junto a la casa de la esclusa. En la mitología inuit, Asiaq es la deidad a la que se le invoca para tener un cielo clemente. ¿Qué mejor auspicio para disfrutar del sol, plácidamente instalado en la terraza de la casa flotante, en el entorno campestre y relajante del canal de Nantes-Brest?

También te gustará

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Nuestras sugerencias