Saint-MaloSaint-Malo
©Saint-Malo|María Salas - Los Viajes de Mary
Ruta en familia : 5 días por el sur de Bretañacon Los Viajes de Mary

Ruta en familia : 5 días por el norte de Bretaña

¿Buscas una ruta para disfrutar de unas vacaciones en familia por Bretaña? Sigue los pasos de Mary y su familia, del blog losviajesdemary.com, por la costa norte bretona. Una ruta de 5 días de la que te podrás inspirar para preparar tu próximo viaje con niños a Bretaña. De Guingamp a Saint-Malo pasando por Saint-Brieuc o Cancale, ¡Mary te da consejos para que no te pierdas nada y disfrutes al 100% de tu viaje!

Sugerencia para
5 días

ITINERARIO

¿Cómo distribuir el poco tiempo que tenemos cuando viajamos cuando tenemos mucho por ver? este el eterno dilema de los viajeros amantes de las rutas que incluyan lugares increíbles para visitar. Si quieres la combinación perfecta entre actividades al aire libre rodeado de naturaleza, preciosas playas, gastronomía de lujo, imponentes castillos y pueblos medievales muy bien conservados; esta ruta por el norte de la Bretaña es para ti y la disfrutarás el doble si viajas en familia.Hoy te mostraré lo que no puedes perderte por el norte de la Bretaña, apunta estos lugares en tu lista: la famosa Venecia del Trégor, la Bahía de Saint-Brieuc, preciosidades como Quintin y Dol-de-Bretagne, la imponente Saint-Malo… Prometo que no te arrepentirás, ¡vamos!

Descubre Guingamp y recorre los canales de Pontrieux

Empieza descubriendo Guingamp. Esta ciudad es ideal para descubrirla a pie, perderte por las calles de su casco viejo mientras admiras la preciosa Basílica de Notre-Dame de Bon Secours, su antiguo monasterio o el imponente Castillo de Guingamp del siglo XV. En esta pequeña ciudad también podrás hacer una curiosa visita gratuita a la antigua prisión que fue construida en 1841 que sigue el típico modelo de las antiguas prisiones de Estados Unidos y es la única que tiene este modelo en toda Europa.

Por la tarde recorre en bote por los canales de Pontrieux, conocida como la Venecia del Trégor para conocer los famosos lavaderos floridos tan típicos de aquí y comprobar la belleza de este precioso pueblo que atrajo a familias burguesas de la época.

  • En Pontrieux te recomendé que hagas una visita en bote y siento que lo tengo que repetir porque es un imperdible de este pueblo. Además, esta visita la puede hacer con un guía que habla español, así que es genial.
  • Te recomendé que hagas una visita en El Valle de los Santos, un lugar lleno de misticismo que fue creado en el 2008. El plan es llenarlo con más de 1000 estatuas de granito local, donde destacarán los santos que vinieron a la Bretaña para evangelizar esta zona. Las estatuas miden aproximadamente 4 metros de alto y están en la cima de la colina de Saint-Gildas ¡es realmente impresionante!

La Bahia de Saint- Brieuc

El segundo día empieza conociendo Saint-Brieuc que tiene un gran patrimonio donde destacan sus casas con fachadas de madera entramada y su mercado con maravillas locales, ideal para recorrerla en una mañana mientras disfrutas de caminar por las calles de su casco viejo y los puestos de su mercado local probando alguna de sus exquisiteces.

Pero definitivamente la cereza del pastel de este segundo día son las actividades que puedes hacer alrededor de Saint-Brieuc, para ser más específica, en su Bahía. Para nosotros fue la mejor parte sin lugar a duda, no solo porque aprendimos muchísimo sino porque nuestro pequeño se lo pasó genial; y es que conocer los campos de mejillones es una actividad que te recomiendo sí o sí. Ahí podrás ver todo el proceso que hay detrás de esta profesión de la miticultura para terminar comiendo un delicioso platillo típico llamado “moules frites” en el restaurante que tienen ahí donde podrás comer los mejillones frescos. ¡Sabroso!

  • Para hacer este recorrido por los campos de mejillones y que te expliquen todo a detalle te recomiendo la compañía Mytilus que te llevará en un remolque tirado por un tractor. Esta actividad podrás hacerla de mayo hasta octubre. No te olvides que al terminar podrás probar esta delicia en el mismo restaurante del lugar.
  • Si viajas con pequeños te recomiendo hacer un paseo en el pequeño tranvía de Boutdeville, es un excelente plan y los niños estarán encantados. Este lugar vive gracias a un grupo de voluntarios que trabajan para recuperar la memoria del “petit train” que data de 1905. Si eres amante de la historia, también es un muy buen lugar para ti.

Visita a la pequeña ciudad con carácter: Quintin

Quintin es una ciudad medieval conocida como la “pequeña ciudad con carácter” (Petite Cité de Caractère) en donde tienen varios puntos de interés de los cuales te recomiendo dos: el primero “La Fabrica del Atelier de Lino” donde aprenderás las maravillas de esta fibra que sigue vigente a lo largo de los años y que fue un ingreso importante para los más de 700 tejedores de este lugar. Podrás ver todo el proceso del lino desde la semilla hasta conseguir esta fibra que sirve para un sinfín de aplicaciones.

Y el segundo imperdible es el Château de Quintin donde podrás conocer uno de los castillos más impresionantes de la Bretaña que data del siglo XVIII y lo mejor es que podrás conocer parte de los ambientes interiores con una gran colección familiar y todo de la mano de los mismos propietarios de toda la vida. ¡Todo un lujo de visita!

  • Te recomiendo almorzar haciendo un picnic frente al río donde tendrás unas vistas de lujo del Castillo de Quintin y si vas con niños es ideal porque tienes unos juegos donde podrán divertirse mientras los grandes descansan. Pueden comprar todos los productos en L’Epicerie Quintinaise que tiene todo lo que necesitas para hacer un típico picnic francés.
  • Para hospedarte en esta ciudad te recomiendo Le Clos du Prince, un alojamiento que se encuentra en el casco viejo.

Un viaje culinario en Mont-Dol, Dol-de-Bretagne y Cancale

Al día siguiente hicimos un paseo en bicicleta hasta llegar a Dol-de-Bretagne. La antigua ciudad episcopal de Dol ofrece sus tesoros arquitectónicos como la catedral Saint-Samson, casas medievales… y también unas vistas impresionantes al Mont-Dol y a toda la bahía del Mont-Saint-Michel.

Nos dirigimos a Cancale, conocida como la perla de la Costa Esmeralda donde, no solo disfrutamos de esta preciosa ciudad costera, sino nos degustamos con sus exquisitas ostras en el mercado de ostras de la ciudad. Este lugar es famoso por la cría de ostras que está catalogada como Patrimonio Cultural Inmaterial de Francia.

  • El mercado de ostras en Cancale es un imperdible en tu ruta por el norte de la Bretaña, ahí podrás probar las ostras frescas, recién sacadas de la bahía. Podrás deleitarte con los dos tipos que venden ahí, la ostra plana y la ostra piedra. ¡Prueba las dos, son riquísimas!
  • Disfrutamos de una cena exquisita en Le Jardin des Simples, donde el chef, no solo se lució con los platos del día, sino que cada plato era una experiencia gastronómica mejor que la anterior. Este restaurante se encuentra dentro del hotel Château du Mont-Dol donde nos hospedamos por dos noches.

Recorre las murallas de la ciudad corsaria de Saint-Malo

En nuestro quinto día visitamos una ciudad que me hacía mucha ilusión volver a verla: Saint-Malo. En este destino tienes muchas cosas que hacer y ver, dentro de los planes que te recomiendo no perderte está visitar las preciosas playas de Saint-Malo como la Grande Plage que se divide en la Playa Sillon, la playa de Hoguette y la Playa de Rochebonne, son las predilectas por los locales y en ellas podrás practicar vela, kitesurf o surf.

Otro de los imperdibles en esta ciudad corsaria es perderte por las calles del casco viejo que están rodeadas de gruesas murallas que también puedes recorrerla desde lo alto donde dentro tienes un montón de rincones interesantes para conocer como la Catedral de San Vicente, la Torre Solidor o su Castillo. Estoy segura de que esta ciudad te va a encantar.

Un paseo imperdible que te recomiendo hacer en Saint Malo es un “apéro-balade” (un paseo con degustación de quesos y vinos) encima de una carroza con un precioso caballo llamado “vaquero” con la empresa «Les Chevaux de la Mer«. Es un excelente plan en familia, amigos o en pareja. Las vistas son un sueño porque podrás recorrer la costa de Saint-Malo.

Nos gusta

Esta ruta tiene todo lo que me puede gustar, entre gastronomía, historia, cultura y arquitectura. Así que la ruta entera la recomiendo. Destaco la arquitectura de sus ciudades como Saint Malo y Vitré, la gastronomía de la Bahía de Saint-Brieuc con sus mejillones y de Cancale con sus ostras. Para viajar por la historia tienes el Castillo de Quintin y el atelier de Lino. Es sin duda uno de los viajes más bonitos que hemos hecho en familia y para todos los gustos.

¿Dónde dormir?

Hôtel La Demeure

Este hotel se encuentra entre Armor y Argoat, en la ciudad de Guingamp, a sólo 20 minutos del mar. Está ubicado en una casa que data del s. XVIII, dentro del casco antiguo. Las habitaciones son preciosas y tienen una decoración elegante y acogedora.

Hôtel La Demeure

Le Clos du Prince

Este Bed and Breakfast está ubicado en la localidad medieval de Quintin. Tiene un jardín precioso y se encuentra a solo 200 metros del Castillo de Quintin. Sus habitaciones son de estilo clásico y tiene un jardín de ensueño.

Le Clos du Prince

Le Jardin des Simples

Este fue el precioso hotel además de brindarte un hospedaje de ensueño en precioso “château” tiene un restaurante exquisito que cambie de platos cada día y un desayuno buffet buenísimo.

Le Jardin des Simples

Los Viajes de Mary

Mary no gusta coleccionar objetos, prefiere coleccionar momentos. Espera contagiar las ganas de vivir y viajar a través de su blog Los Viajes de Mary. Nacío en Arequipa- Perú, es arquitecta de interiores de profesión. Se mudó a Barcelona, donde estudió escenografía y fotografía. Sus ganas de recorrer el mundo se volvieron como un mantra. Así empezó este blog en 2013. Actualmente vive en Francia donde sigue viajando.

BlogInstagram Pinterest

Web Oficial de Turismo de Bretaña
Cerrar